RECLAMAMOS EN BRUSELAS ACOMPASAR POLÍTICA INDUSTRIAL Y ENERGÉTICA PARA ABARATAR EL RECIBO DE LA LUZ .

| 14 octubre 2021 | Responder

Esta mañana he participado en el debate celebrado en la Comisión de Industria, Energía e Investigación del Parlamento Europeo para debatir sobre el paquete de medidas presentado ayer por la Comisión Europea en torno a la subida de los precios de la energía. En línea con las aportaciones realizadas ayer a este debate en Madrid por Aitor Esteban y en Gasteiz por la Consejera Arantza Tapia, he insistido en la idea de participar y aportar en las soluciones que se adopten a todos los niveles para afrontar esta crisis y en evitar la improvisación y las prisas para abordar un problema cuya solución necesita acuerdos y soluciones compartidas.

 Por eso he trasladado esta mañana en Bruselas a la comisaria de energía las propuestas formuladas ayer desde Euskadi. Nosotros apostamos por acelerar la transición energética y la unificación del mercado de la energía en la Unión para hacerlo más verde y social y acompasar las políticas energética e industrial. esta es una medida imprescindible si queremos recuperar la economía reindustrializando Europa. Hay que impedir que las grandes eléctricas aprovechen sin control esta coyuntura, pero con medidas que no generen “efectos secundarios” como asfixiar a las empresas electrointensivas. Si no nos veremos abocados a nuevos cierres de empresas y más paro, mientras que los genios atómicos que sin ninguna responsabilidad esconden la cabeza debajo del ala de la más lamentable demagogia reclamarán “soluciones”. Soluciones que jamás proponen. Soluciones que, normalmente torpedean.

 Recordando procesos como el vivido para combatir la pandemia con la vacunación he insistido en que la solución a esta crisis de precios de la energía, llegará, como se ha demostrado con la pandemia, gracias al trabajo conjunto para invertir e innovar unidos, contando con todos los niveles de gobernanza y con un objetivo compartido: un mercado único de la energía más verde y social.

Compartimos algunas de las medidas que contiene la comunicación de la Comisión Europea. Necesitamos a corto plazo activar la compra mancomunada de gas, mejorar el almacenamiento para capear estas crisis de coyuntura y mejorar las medidas contra la pobreza energética. Pero hay que reclamar coherencia para las medidas a medio y largo plazo, porque ahí está la base de la solución duradera para nuestra dependencia energética. Acabar con el calvario que supone el proceso, largo, tedioso para autorizar o denegar una licencia para una instalación de producción de energía renovable o promover la generación descentralizada y el autoconsumo son tareas imprescindibles.

Pero hay otra clave. Hemos apostado por recuperarnos reindustrializando Europa. Para ello hay que acompasar la política energética y la industrial, como llevamos décadas reclamando desde el País Vasco. Esto beneficiará a consumidores domésticos y empresas, porque acelerará la transición y profundizará en el ahorro en los consumos, la eficiencia y la des carbonización. Esto de la eficiencia pasa desapercibido, pero es fundamental. Hay todo un programa para reacondicionar edificios, aislarlos, aprovechar mejor toda la energía que utilizamos en ellos para calentarlos e iluminarlos. El programa puesto en marcha en el barrio de La Coronación en Vitoria-Gasteiz es un ejemplo de esa línea de trabajo. Y hay que cambiar hábitos. Porque la eficiencia empieza por nuestras propias conductas. Ese tipo de batallas se juegan a nivel local.

Es evidente, por otra parte que no hay que permitir que en este río revuelto ganen los pícaros. Hay que impedir que las grandes eléctricas aprovechen sin control esta coyuntura, pero con medidas que no generen “efectos secundarios” como asfixiar a las empresas electro-intensivas”.

Sobre la base de estos argumentos me he interesado por la viabilidad de la financiación pública de la eliminación temporal de los costes externos que forman parte del recibo eléctrico, pero no están directamente vinculados a los costes de producción. También he animado a Bruselas a promover los contratos a largo plazo que han demostrado su robustez para proteger a los consumidores finales ante este tipo de crisis. Finalmente he preguntado sobre las medidas que puede adoptar la UE para coordinar la respuesta ante esta crisis y evitar que esta situación altere aún más las perturbaciones de competencia ligadas a la energía en el mercado interior.

Creo que las respuestas de la comisaria iban en la línea que estamos planteando. Expresamente ha apoyado la intervención en el recibo por la vía fiscal u otras para capear esta coyuntura. Ha apoyado igualmente los contratos a largo plazo y, efectivamente, ha confirmado que la transición energética no se puede hacer contra la industria, sino con la industria. En esta misma línea presentamos esta semana una pregunta escrita, dirigida a la Comisión Europea, en la que solicitamos medidas para que la improvisación con que se han adoptado algunas medidas no perjudique a industrias que son críticas para nuestro desarrollo y para la propia transición energética. Creo que al decreto este que ha aprobado el ministerio de transición ecológica le pasa lo que a las malas mantas: Si tratas de acercarla a la barbilla, te destapas los pies.

 

 

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , , ,

Category: Blog

Deja un comentario