LAS TRES LECCIONES DE LA CRISIS DE CEUTA.

 El Parlamento Europeo ha debatido esta mañana el texto de una resolución en la que la euro cámara se pronuncia sobre la crisis que se abrió en Ceuta el pasado 17 de mayo cuando cerca de 9000 personas atravesaron la frontera que separa esta ciudad de Marruecos ante la pasividad de la policía alauita. El texto tras solidarizarse con la ciudadanía ceutí recuerda que este es un problema que concierne a toda la UE y anima a profundizar en el diálogo para solucionar una crisis que debe apaciguarse por cauces diplomáticos. La resolución cuenta con el apoyo de Populares, socialistas, verdes y nuestro grupo Renew.

La resolución es merecidamente dura con la conducta del Reino de Marruecos, porque es evidente que ha utilizado el descontento y la falta de expectativas de buena parte de su población, especialmente la más joven, para generar este incidente. Igualmente, la resolución deja claro que la posición no solo de España sino de toda Europa en torno a la cuestión del Sáhara está consolidada y alineada con los mandatos de las naciones Unidas.

 Aclaradas estas cuestiones yo me he centrado en saludar el apoyo europeo al estado miembro afectado en esta crisis, subrayar la necesidad de dar una respuesta europea a la inmigración, integrar a las regiones y ciudades en las decisiones sobre política migratoria y establecer un sistema objetivo para compartir la responsabilidad de acoger a emigrantes como hace la propuesta vasca Share. Marruecos no se ha portado como un socio estratégico, pero una vez agotados los adjetivos hay que recordar que para arreglar esta crisis es más útil buscar soluciones que intercambiar reproches.

De este tipo de crisis tenemos que sacar lecciones y mejorar respuestas para el futuro. Lo sucedido debe de servir de estímulo para mejorar la respuesta europea al fenómeno migratorio. Yo he citado tres de las que deberían sacarse otras tantas enseñanzas. La primera es que el comportamiento de Marruecos en esta crisis no es el de un socio estratégico, pero hay que mirar un poco más allá de los reproches. Toda la Unión esta concernida por esta situación. Marruecos no ofrece expectativas atractivas a su juventud. Mal asunto para cualquier país. La colaboración Europa-Marruecos y es un principio que vale para toda África, debe centrarse en cambiar esa situación. Nadie se va de su casa si tiene un futuro allí.

En línea con otras intervenciones anteriores en materia de inmigración he insistido también en que hay que tomarse en serio, de una vez, el papel de las autoridades locales y regionales en la determinación de las políticas de inmigración, porque son las que atienden, dan servicios y gestionan el proceso de integración. Ceuta y Canarias son el ejemplo de la disfunción que produce marginar este nivel de gobernanza de las mesas en que se deciden estas políticas.

Finalmente, he abogado por establecer a nivel europeo un sistema objetivo para compartir la responsabilidad de acoger. En el caso de Ceuta se utilizó la propuesta Share que lleva trabajando el Gobierno Vasco con decenas de regiones europeas. Corredores humanitarios y cuotas de acogida evitarían muchas crisis.

Tags: , , , , , , , ,

Category: Blog

Deja un comentario