VOTAMOS CONTRA EL SUPLICATORIO EUROPEO PARA RETIRAR LA INMUNIDAD A PUIGDEMONT Y SUS CONSEJEROS

Hoy el Parlamento Europeo va a votar el informe de la comisión de Libertades del Parlamento Europeo que propone retirar la inmunidad parlamentaria que corresponde al ex presidente catalán Carles Puigdemont y los ex miembros de su Gobierno Toni Comín y Clara Ponsatí. Yo me voy a oponer, porque los problemas políticos y sus expresiones institucionales hay que abordarlos con política y diálogo y no con procesos judiciales que no brillan precisamente por su calidad jurídica ni en la instrucción, ni en la vista oral, ni en la sentencia” ha señalado la representante jeltzale.

Mi voto negativoexpresa y responde a una cuestión de principio. Cataluña vive un problema político, que debe de resolverse con diálogo y democracia. El Parlamento Europeo, tras la incalificable actuación policial del uno de octubre de 2017 lo dejó claro: Sin ley nada es posible, pero solo con la ley no se resuelven estos problemas. Las recetas penales que se han aplicado hasta el momento además de dudosamente legales han agrandado la brecha entre las dos posiciones en conflicto. Algunos de los jueces que han comandado estas actuaciones han sido ya condenados en Estrasburgo por parcialidad y por protagonizar juicios injustos contra representantes políticos como ocurrió con el llamado caso “Atutxa”. No hay ninguna garantía de que Toni Comín, Clara Ponsatí y Carles Puigdemont, vayan a tener un juicio justo. Hasta la fecha todos los análisis jurídicos efectuados por sistemas judiciales ajenos al estado español han concluido que esta causa penal no tiene sentido”.

Me parece una exigencia democrática dejar clara esta posición horas antes de que el Parlamento Europeo decida sobre el informe elaborado por el eurodiputado búlgaro Angel Dzhambazki, del grupo de los Conservadores y Reformistas, al que se le ha visto aplaudiendo de manera entusiasta en algunos actos organizados en el Parlamento Europeo por los ultraderechistas de Vox (integrados en el mismo grupo). La votación que se vivió en esta comisión el pasado 23 de febrero resultó mucho menos holgada de lo previsto por los representantes de los partidos españoles PSOE, PP, Ciudadanos y Vox que impulsan juntos, en la euro cámara, un frente contra el ex presidente catalán. Mientras 15 diputados apoyaban el informe que aboga por levantar la inmunidad ocho se opusieron al dictamen y dos decidieron abstenerse.

El resultado de esta votación no es la única sorpresa ni el único disgusto que este expediente ha proporcionado a la entente que por el momento configuran PSOE, PP, Vox y Ciudadanos. Ninguno de estos partidos esperaba este resultado como tampoco creyó nunca que el Parlamento Europeo invistiese como euro diputados a los tres políticos catalanes. Su acceso al escaño es fruto de un contundente dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dejaba claro que el requisito de jurar presencialmente la Constitución que se quiso utilizar para anular la decisión ciudadana era contrario a las normas comunitarias y los principios democráticos. Las presiones que en el último pleno de diciembre de 2019 efectuaros los portavoces de este frente de partidos españoles para tratar de que las autoridades parlamentarias ignorasen esta sentencia cayeron en saco roto y finalmente el Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí se convirtieron en eurodiputados de pleno derecho en el último pleno del año 2019.

Si finalmente el Parlamento Europeo levanta la inmunidad de los tres políticos catalanes, la justicia belga deberá analizar de nuevo la petición del juez que instruyó la causa del llamado “procés” para que los tres ex miembros del Gobierno catalán sean entregados a España. Hasta la fecha todos los intentos efectuados en esta línea se han encontrado con negativas en Escocia, Suiza, Alemania o Bélgica.

Creo que estamos ante un asunto de calidad de la democracia y el estado de derecho. Yo he sido presidenta del parlamento de mi país. Es simplemente intolerable, ajeno al principio elemental de división de poderes, que un juez pueda prohibir a un parlamento su agenda y mucho más escandaloso que pueda procesar por desobediencia a parlamentarios por no seguir sus instrucciones. eso es el fin de la división de poderes. Hoy hay gente condenada y cumpliendo condena en prisión por eso. Una auténtica incalificable y bochornosa vergüenza.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Io dice:

    Las instituciones de la U.E. no muestran la menor simpatía por las pretensiones secesionistas de mis cuatribarrados indepes, Parlamento Europeo incluido. Otra cosa es que la militante del PNV Izaskun Bilbao, olvidando a quienes representa, utilice el voto con el que debiera representarnos bien, lo malbarate por darle gusto a su querencia secesionista.
    El Parlamento Europeo ha sido claro en su pronunciamiento sobre ese asunto y el fugado Puigdemo, y sus cuates, Comin y Punsati acabarán ante un tribunal español para responder de sus tropelías, que no son ni pocas, ni de poca monta.
    La Sra, Bilbao sugiere que la naturaleza “política” de las pretensiones de mis cuatribarrados indepes requiere de diálogo tan solo. Craso e interesado error, mi señora eurodiputada. Violar las leyes democráticas intentando subvertir el orden constitucional vigente en España no es un asunto menor.
    Aplaudo la tenacidad de nuestros jueces y tribunales en la defensa del democrático ordenamiento jurídico vigente, siempre mejorable, pero por métodos democráticos, nunca a través de un golpe de fuerza.
    Y ojalá que sometan ya a juicio, también,,a ese clan delictivo de los “pujoles”

  2. Cesar dice:

    Los primeros que ha subvertido el orden constitucional en España son los miembros del tribunal supremo que, con una sentencia delirante, han dejado el estado de derecho y el prestigio de la justicia española a la altura del barro. Nada extraño viendo la panoplia de “jueces” que firman, algunos de los cuales, empezando por el señor Marchena, acumulan severos tropezones en el tribunal de Estrasburgo. La sentencia del llamado “proceés” es una verguenza jurídica, una indecencia democrática y una aberración ética. Y no tengo duda ninguna de que sus autores quedarán retratados como lo que son en el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.

    En cuanto a sus opiniones sobre lo ocurrido en esta votación…Me he molestado en mirar lo que suele ocurrir en las votaciones de suplicatorios en el Parlamento Europeo y comparar con lo que ocurrió en esta. Más del 40% de los diputados no se creyeron el relato hispano y votaron en contra o se abstuvieron en la votación de estos suplicatorios. Normalmente esa cifra no rebasa el 2%. En consecuencia yo no diría tan alto que las instituciones de la UE no muestren la menor simpatía por las personas injustamente perseguidas y encarceladas por las aberraciones de la justicia española. Verá el ridículo que va a volver a hacer el inefable Llarena, una vez más, con su consulta al tribunal de Luxemburgo. Y van…

Deja un comentario