MAS EUSKADI EN OTRA EUROPA Y MAS Y NUEVA EUROPA  EN EUSKADI GRACIAS A LOS FONDOS EUROPEOS

| 10 febrero 2021 | Responder

El Parlamento Europeo debatió ayer el reglamento que regulará el funcionamiento de los famosos “fondos europeos” expresión coloquial con la que solemos referirnos al plan de resiliencia y recuperación que ha puesto en marcha la Unión Europea para superar las consecuencias económicas de la pandemia. En el mismo se ponen blanco sobre negro las condiciones que deberán cumplir los proyectos que aspiren a disponer de ayudas europeas provenientes de este plan de recuperación. El texto legal certifica que serán 312.000 los millones dedicados a subvenciones y 360.000 los dedicados a créditos. Aclara que no podrán aplicarse para sustituir gastos ordinarios de ningún estado miembro y que siempre serán complementarios a actividades por las que se apueste ya desde los estados. Tendrán que estar integrados en un plan y alineados con los objetivos del pacto verde europeo, deberán aportar valor a nivel de Unión y cumplir una serie de condiciones de gestión y control con un rígido sistema de fiscalización para evitar corruptelas.

Cuando se ha aprobado este plan, con un tremendo apoyo, 582 votos a favor, 49 en contra y 69 abstenciones. He recordado mucho uno de los eslóganes que utilizamos en algunas de las campañas electorales con las que defendimos nuestra candidatura europea. Recuerdo que empezamos defendiendo una idea: “más Europa en Euskadi y más Euskadi en Europa”. Queríamos con ellos decir que no nos conformábamos con que se nos oyera, con estar aquí, con defender aquí nuestros intereses. Entendíamos que lo que era buena para Europa era bueno para Euskadi y viceversa porque añadía valor a toda nuestra comunidad. Y en consecuencia nos planteábamos mucho más que estar, que alinearnos con los valores europeos y cumplir sus leyes. Queríamos participar muy activa y profundamente en los procesos de decisión.

En la siguiente campaña matizábamos que, además, queríamos otra Europa, más social, más sostenible. Y la verdad es que el Reglamento de los fondos europeos es una mezcla bastante afortunada de ambas ideas. Para empezar, contiene una puesta por la co-gobernanza que contiene el reglamento europeo que cuenta a tope con ciudades y regiones. Además, nos gusta el plan, tanto por las prioridades de gastos que establece, que se centran no solo en recuperarnos de esta crisis sino en inducir una profunda transformación del tejido productivo europeo para hacerlo agente activo contra el cambio climático, profundizar en su digitalización y también en la necesaria cohesión social y la solidaridad activa para financiar una robusta política social. Esa es la otra Europa a la que nos referíamos en nuestras campañas. Unja Europa muy distinta a la de la austeridad que respondió de manera tan tibia a la crisis financiera de 2008, bien es cierto que porque no disponía de las herramientas de que hoy ha dispuesto la Comisión para reaccionar. Hubo que construir esas herramientas y eso costó. pero mereció la pena. Sin aquel esfuerzo, tan imperceptible para el gran público, tan mal valorada, la respuesta de hoy hubiese sido imposible.

Desde luego el texto de este reglamento zanja todas las discusiones sobre la gobernanza que solemos escuchar, pues contiene una rotunda apuesta por la participación regional tanto cuando se define “autoridad nacional” en la que se incluyen expresamente las de los ámbitos regional y local” como cuando describe el diálogo multinivel que deberá realizarse obligatoriamente antes de aprobar los planes nacionales en el que nuevamente y de modo expreso se incluye a los ámbitos local y regional. Además, se establece un plazo de treinta días antes de que el plan se remita a Bruselas para que puedan expresarse por escrito mediante un procedimiento formal, las posiciones de estos niveles de gobernanza, así como de organizaciones de la sociedad civil y agentes sociales.”

También es muy importante el capítulo que este reglamento dedica a garantizar que las autoridades de ningún estado que vulnere de manera sistemática los valores europeos y degrade la calidad del estado de derecho puedan recibir fondos provenientes de este plan. En este asunto capital vuelve a aludirse al papel de las regiones y entidades locales, puesto que salvo que la decisión de suspender la participación diga lo contrario, “las acciones regionales y locales subvencionables seguirán beneficiándose del mecanismo”. Así regiones y ciudades serán la vía para que las sanciones perjudiquen a las autoridades incumplidoras y no a los ciudadanos que las padecen.

Finalmente, y como colofón de esta lectura del reglamento y en mi condición de vocal de la Comisión de Transpirte y Turismo del Parlamento Europeo, hay que valorar como recoge las  aportaciones realizadas desde ese grupo de trabajo para que se consideren inversiones de especial interés a efectos de este plan las conexiones transfronterizas entre estados miembros que se definen en las redes trans europeas de transporte. Una de ellas es la Y vasca. Estas obras, como llevamos meses repitiendo son fundamentales porque aportan valor europeo, benefician al conjunto de la economía y la sociedad europea y además son igualmente fundamentales como herramienta de lucha contra el cambio climático.

 

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Category: Blog

Deja un comentario