EL PACTO VERDE EUROPEO NECESITA DE INFRAESTRUCTURAS COMO LA Y VASCA

Ayer por la tarde recibí la respuesta a una pregunta parlamentaria que había realizado hace unas semanas a la comisaria europea de transportes, Adina Valean. La profunda crisis generada por la COVID 19 hacía temer que algunas inversiones críticas para la Unión pudiesen resentirse. Yo considero que la y vasca no debería acumular más retrasos porque es bien conocida su aportación a la competitividad, a la movilidad sostenible y también a las políticas contra el cambio climático. estas son cuestiones recogidas en el “pacto verde europeo”, una de las prioridades del equipo Von der Leyen.

Por estas razones , porque considero la Y vasca una herramienta de primer orden en las políticas europeas sobre cambio climático y para promover la inter-modalidad lamentaba, como ya hiciera en su informe el Tribunal Europeo de Cuentas, los retrasos debidos al sistemático incumplimiento por parte de algunos estados de sus compromisos de inversión. A la vista la relevancia que la nueva Comisión otorga al Pacto Verde la eurodiputada me interesaba por las estrategias que pondrá en marcha la Comisión para corregir este problema.

La respuesta no ha podido ser más contundente. Bruselas ha vuelto a expresar el apoyo que las autoridades comunitarias prestan a los proyectos transfronterizos de infraestructuras como la Y vasca. En el marco del Pacto Verde Europeo, la comisaria europea Adina Valean considera que este tipo de inversiones son “motor de una movilidad sostenible e inteligente, mejorando la eficiencia y contribuyendo a la des carbonización del sistema de transporte”. En consonancia con el reciente informe del Tribunal Europeo de Cuentas que animaba a evitar más retrasos, la Comisión respalda el objetivo de acabar la red básica en 2030 “a fin de que las inversiones en la RTE-T generen en su conjunto verdaderos beneficios de red”

La comisaria que cita algunos casos en los que los estados han cumplido los objetivos de inversión, destaca que “La Comisión respalda el objetivo de 2030 de finalización de la red básica a fin de que las inversiones en la RTE-T generen en su conjunto verdaderos beneficios de red. La revisión en curso de la RTE-T evaluará los logros hasta la fecha, identificará los problemas y extraerá conclusiones, en particular sobre la posible necesidad de un ajuste menor de la red o un refuerzo de las herramientas de la UE. En el marco del Pacto Verde Europeo, se reforzará el papel de la RTE-T como motor de una movilidad sostenible e inteligente, mejorando la eficiencia y contribuyendo a la des carbonización del sistema de transporte”.

Adina Valean alaba el papel de los coordinadores europeos que supervisan los diferentes corredores de esta red prioritaria, una figura cuyo refuerzo fue precisamente fruto de unas enmiendas nuestras en la tramitación parlamentaria del reglamento sobre los TEN-T. De hecho, hace descansar en ellos la “soluciones adecuadas” y “la movilización de las partes interesadas, especialmente con respecto a los tramos transfronterizos”. También destaca que controlarán los retrasos imputables a los Estados miembros. Igualmente avanza que en la convocatoria de propuestas del mecanismo financiero desde el que Europa apoya estos proyectos e puso ya en marcha una convocatoria de propuestas a financiar a la que se aplica ya el principio «se usa o se pierde». Ello significa que los estados que no utilicen los fondos europeos para los proyectos apoyados desde Bruselas no podrán aplicarlos a otros y los perderán en beneficio de quienes si los utilicen.
La información remitida por la Comisaria de transporte acredita que terminar la Y vasca sigue siendo una prioridad para la Unión Europea. Bruselas va a seguir apoyando esta infraestructura y la considera además una pieza clave en la lucha contra el cambio climático. Este tipo de infraestructuras son necesarias para desarrollar el “acuerdo verde” el ·”Green Deal europeo”. Se trata de una hoja de ruta para convertir la Unión en referente mundial en desarrollo sostenible y conducir la transición hacia una economía circular y neutra en emisiones de carbono. En esa estrategia la Y vasca encaja porque va a evitar congestiones en el paso de Biriatu, va a permitir combinar modos de transporte y contribuir a descarbonizar los movimientos de personas y mercancías. Es además una inversión anticíclica, de las que aportan empleo directo e indirecto en tiempos de crisis. Bruselas vuele a recordar que este es un proyecto importante para toda Europa”.

Tags: , , , , , , , , ,

Category: Blog

Deja un comentario