COORDINAR POLICIAS ES MAS EFICAZ CONTRA LA DELINCUENCIA QUE CRIMINALIZAR INMIGRANTES

Esta tarde noche he participado en un debate en el Parlamento Europeo en torno a los problemas de movilidad que origina el rearme de controles fronterizos entre Dinamarca y Suecia para controlar mejor los movimientos de organizaciones criminales cuyas actividades producen reiterados problemas de seguridad especialmente en la región de Malmoe, en Suecia. El debate ha sido aprovechado por algunos eurodiputados de extrema derecha para vincular esos brotes de violencia y delincuencia con la política de acogida y asilo que practican las autoridades suecas.

Yo, desde luego he defendido que criminalizar inmigrantes penaliza la necesaria coordinación policial para perseguir a las organizaciones criminales que tratan de aprovechar la movilidad que propicia el espacio Schengen para fortalecer sus operaciones delictivas. es más, creo que el discurso del odio es la mejor manera de perjudicar el objetivo principal: que haya una colaboración policial leal y efectiva para delimitar responsabilidades individuales y aplicar la ley”.

No hablo de oído. Ese discurso alimenta debates muy perniciosos, permite ocultar realidades que están en el fondo de los problemas que penalizan la eficacia de los servicios de seguridad y alienta una forma de funcionar en la que se prima el espectáculo sobre la verdadera investigación. Lo hemos visto demasiadas veces. La última cuando aquí se presentó a un grupo de activistas por independencia de Cataluña como una especie de peligrosísimo comando de ETA y se abrieron telediarios contando unas historias que la instrucción judicial ha dejado en lo que eran, auténticas historietas.

 Por eso me ha parecido obligatorio destacar que este debate nos recuerda que la seguridad es un objetivo prioritario para todos, pero también que hay que extremar las precauciones para evitar que se utilice como excusa para lograr otros objetivos. Para combatir las prácticas de estas organizaciones delictivitas transnacionales necesitamos coordinación sí, pero que incluya a todos los que pueden aportar información, conocimiento y recursos. Porque en la historia reciente de la delincuencia organizada en Europa hemos visto como no compartir información, como marginar a organizaciones de seguridad que disponen de competencias, conocimiento y recursos ha generado graves problemas y ha costado vidas humanas.

De esto también hemos hablado aquí muchas veces y ha sido la propia dimensión del disparate la que va corrigiendo la situación. En tiempos de ETA, organización delictiva donde las haya, los mismos que criticaban a la Ertzaintza por sus resultados en la lucha antiterrorista eran los mismos que impedían que participase en investigaciones y recibiese datos del lugar en el que la banda tenía sus bases operativas. Aun así, se consiguieron enormes logros nunca jamás realizados por otras policías.

Lo mismo ocurrió con los Mossos de Esquadra que acreditaron una extraordinaria profesionalidad y eficacia en la investigación de los atentados en Cataluña del verano de 2017. El responsable del cuerpo entonces esta hoy siendo procesado, en otro alarde de arbitrariedad jurídica, por un delito de sedición. Su culpa: seguir literalmente el mandato de la jueza que, en el marco de la investigación de la organización del referéndum de octubre de 2018 instaba a desarrollar aquella investigación sin alterar la paz ciudadana. Otra de esas hostorias que descarrilará, sin duda, en Estrasburgo si la cúpula judicial que conduce los destinos de ese poder en España sigue ignorando preceptos básicos y elementales del derecho cuando se topa con algo que tiene que ver con el debate político sobre el modelo territorial del estado.

Mientras, lo que cabe esperar es que este debate sirva para profundizar en la coordinación, en la creación de un verdadero sistema europeo de inteligencia. También para estimular la creación y aplicación tecnologías más eficaces para combatir la delincuencia organizada. Pero también hay que denunciar a las fuerzas reaccionarias que quieran aprovechar el viaje, como hemos visto en el debate de esta tarde noche, para criminalizar a todas y todos los que llegan a Europa. Ese es el camino más directo hacia el discurso del odio y la mejor manera de perjudicar el objetivo principal: que haya una colaboración real y efectiva para delimitar responsabilidades individuales y aplicar la ley”.

 

 

 

Tags: , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (3)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Io dice:

    ¿Por qué no pública la lista de los otros 37 MEPs que tan mal me representan? Sabe que soy educado…, lo sabe, pero me gustará poder cantarles las 40 directamente.

  2. Io dice:

    Ese “Grupo de Amigos del Pueblo Vasco” del Parlamento Europeo miente desde el mismo nombre porque si son amigos de alguien lo son de los nacionalistas vascos, pero no de los vascos no nacionalistas.
    Más grave aún es la otra lectura posible del nombre del Grupo, según la cual el “pueblo vasco” está constituid sólo y exclusivamente por aquellos de los que ese grupo se proclama “amigo” y el resto de gente del País Vasco serían sólo “maketos” o “españolazos” a ningunear mientras no logren echarlos, cosa que ya hizo el terrorismo etarra en décadas recientes.

    El Parlamento Europeo, la gran mayoría de sus 750 MEPs actuales tienen que reaccionar, denunciar los engaños de ese pequeño grupo y fortalecer su discurso contrario a la secesión impulsada en España por los nacionalismos catalán y vasco.

    El gobierno autonómico vasco sirve mal a la justicia pretendiendo equiparar terrorismo etarra y terrorismo del GAL. Los muertos y las víctimas causados al nacionalismo vasco por ETA o por los GAL no se merecen ese intento perverso de equiparación por los males causados.

    Menos mal que, en unos meses, vendrá a España una Comisión del Parlamento Europeo para tratar de hacer más luz sobre los cientos de asesinatos pendientes de esclarecimiento.

    ¿Cómo lo ve mi señora eurodiputada Izaskun Bilbao?

    Yo lo veo con notable y fundada esperanza.

Deja un comentario