MAS QUE PALABRAS, EUROPEISTA ES APROBAR EL PAQUETE DE MOVILIDAD


Ayer estuve en Pamplona en unas jornadas sobre el futuro del transporte y la logística. Las sesiones de trabajo estaban coordinadas por MATUKIO la agencia navarra de eventos y marketing y organizadas por ANET (Asociación navarra de empresarios del Transporte y logística) y TRADISNA (Asociación de Transportistas de Navarra). Analizábamos entre otras cuestiones la evolución del llamado “paquete de movilidad”, el conjunto de normas europeas que regulan el funcionamiento del mercado del transporte por carretera en la Unión. Ha sido un trabajo largo y complejo el que ha conducido a aprobar, en el último pleno de la legislatura tres normas referidas al el régimen aplicable a los conductores desplazados, el acceso a la profesión y el mercado del transporte por carretera.

Me ha parecido de justicia agradecer la ayuda y aportaciones que ha recibido del sector durante la tramitación de estas normas en el Parlamento Europeo y he subrayado que la política y las instituciones cumplen mucho mejor su misión cuando se abren a la ciudadanía y cuando realizan su función arbitral entre intereses contrapuestos desde la transparencia, la apertura y la participación.

Durante la jornada he querido transmitir un mensaje muy claro. La primera muestra de europeísmo útil que me gustaría que se produjese en l a legislatura comunitaria que comenzará el próximo dos de julio debería de ser la aprobación del paquete de movilidad. Este conjunto de reglamentos y directivas que regulan el transporte por carretera en la Unión son urgentes para acabar con problemas como el dumping social y contribuir a la descarbonización y la digitalización del sector y acabar con las medidas unilaterales estado a estado que “han reforzado la fragmentación y han alentado medidas abiertamente proteccionistas que profundizan en la ruptura de la unidad de mercado”.

Como sabéis, en mi condición de vocal de la Comisión de Transportes del Parlamento Europeo he trabajado sobre este paquete legislativo cuya aprobación es muy necesaria porque incorpora normas que regulan el régimen aplicable a los conductores desplazados, el acceso a la profesión y el mercado del transporte por carretera. He explicado como los textos de los tres informes fueron aprobados in extremis en el último pleno de la pasada legislatura celebrado el mes de abril. Los textos no reflejan aún una posición mayoritaria, pero al menos son textos compartidos, europeos. Y esa es la principal mejora respecto a la situación anterior caracterizada por la interpretación divergente de definiciones y conceptos básicos y por la proliferación de soluciones unilaterales estado a estado frente a problemas urgentes como el dumping social que comenzaron a aplicarse en Francia, Alemania e Italia. Por esa vía se ha reforzado la fragmentación y se han alentado medidas abiertamente proteccionistas que profundizan en la ruptura de la unidad de mercado.

Durante la jornada he explicado las principales novedades que incorporan los tres informes aprobados por el pleno. Entre ellas he destacado medidas para evitar la manipulación de las condiciones del mercado y el régimen laboral de los profesionales que propician las llamadas “empresas buzón”. También me he referido a las normas sobre desplazamiento de trabajadores o tiempos de descanso destinadas a ofrecer más flexibilidad a empresas y conductores para planificar sus operaciones y mejorar las condiciones de trabajo con la repercusión que ello tiene en la seguridad. En este campo he subrayado que frente a los pronósticos que se efectuaron al comienzo de este proceso el mandato negociador no solo no recorta tiempos de descanso, sino que propicia un disfrute más personalizado de los mismos.

También he destacado el carácter finalista que debe darse a los fondos que se recauden por el uso de las carreteras. El sector sufre una enorme presión fiscal centrada en los gravámenes que afectan a vehículos y combustible y afronta igualmente tasas específicas por el uso de infraestructuras. En lógica compensación al menos los recursos obtenidos por este último procedimiento deberían redundar en la mejora de las infraestructuras que dan servicio al transporte por carretera. Ello incluye tanto condiciones materiales objetivas de las vías, como la progresiva introducción de tecnología para convertirlas en carreteras inteligentes, etc”.

Por estas razones he apostado por que la nueva Comisión de Transportes apruebe rápidamente el mandado negociador y pueda continuar un proceso que considero clave para que “el transporte gane en eficiencia, se anticipe a los cambios que vienen y se consolide como un sector ambiental y socialmente sostenible.

Brexit.

En el mismo seminario he dedicado otra ponencia a reflexionar sobre el origen del Brexit, sus posibles efectos sobre el transporte y los planes de contingencia aprobados por las instituciones comunitarias para enfrentar el escenario de una posible salida del reino Unido de la Unión Europea sin ningún tipo de acuerdo.

Me ha parecido fundamental lamentar el origen de este proceso de salida más relacionado con las cosas de la política que con la política de las cosas. También me he detenido en las prioridades de la negociación en general y de los planes de contingencia en particular marcados siempre por tres claves: la primera, el mantenimiento de los estándares europeos en los operadores británicos que quieran seguir trabajando en el mercado interior de una UE a 27. La segunda la exigencia de reciprocidad para que las condiciones de los acuerdos se apliquen también en el Reino Unido a los operadores comunitarios. Y la tercera, plazos temporales de vigencia determinados. Plazos marcados por la posibilidad de que finalmente un acuerdo general de salida zanje estos problemas o que vayan negociándose acuerdos bilaterales.

Lamentablemente estas cuestiones apenas han tenido espacio en el debate electoral vivido durante la última campaña. Por eso he animado a los present5es a que nos exijan más. A que se inste a las personas con responsabilidades institucionales a centrarse en “la política de las cosas, que es la que se afana, por ejemplo, en resolver los graves problemas que ha creado el Brexit. La que lleva miles de horas trabajando en el Parlamento Europeo, como hemos visto hablando sobre el paquete de movilidad. Se trata de resolver problemas concretos en vez de contribuir a base de declaraciones y polémicas, a crear otros que no existían.

ACCESO A LAS INTERVENCIONES COMPLETAS.

PAQUETE DE MOVILIDAD

BREXIT

Tags: , , , , , , , ,

Category: Blog

Deja un comentario