PEDIMOS AL PAPA QUE AYUDE A EVITAR EL RIESGO DE ENTERRAR A FRANCO EN CATEDRAL DE LA ALMUDENA

Todas las semanas que tenemos pleno en Estrasburgo aprovechamos algún día para reunir a los miembros del grupo de eurodiputados que trabajamos allí en temas de memoria Democrática. Fruto de esas reuniones es, por ejemplo, la visita que hicimos al “ Valle de Los Caídos” o al Pazo de Meirás. Gracias a este trabajo vamos consiguiendo logros antes impensables. Por ejemplo, que la Comisión de peticiones del parlamento Europeo, tras años de cerrarse en banda admita quejas relacionadas con esta materia. Tengo el placer de recordar que nosotros abrimos esa brecha con la asociación “Martxoak hiru”, a la que ya han seguido “San Fermines 78 Gogoan” y próximamente la asociación de víctimas de Antonio González Pacheco, más conocido como Billy el Niño.

En definitiva, desde ese grupo coordinamos actividades, proponemos iniciativas y vamos trabajando juntos desde posiciones muy distintas. Pero coincidimos en que la situación de la política de Memoria Democrática, en España, no encaja con los parámetros europeos. Y por supuesto tratamos de ayudar a que cambie precisamente trayendo aquí los problemas que siguen afectando a centenares de miles de víctimas invisibles para los que se empeñan en decir que hablar de estas cosas es reabrir heridas del pasado.

Esos fantasmas que no existen, van pasando por aquí. La próxima semana, por ejemplo, nos visitarán víctimas de Billy el Niño, el policía torturador Bruselas reiteradamente condecorado, que cobra por ello un suculento complemento de pensión y al que se niegan a extraditar para que dé cuenta de sus crímenes, crímenes de lesa humanidad que no prescriben, en el marco de la llamada querella argentina. Hasta ahora ha sido imposible.

Afortunadamente esa sensibilidad se va asentando por aquí. Cada vez son menos los que creen que el problema de las víctimas del franquismo está cerrado y más cuando ven cosas como el “Valle de los Caídos” o asisten a la alucinante polémica que se está montando para tratar de enterrar al dictador en pleno centro de Madrid, en la Catedral de La Almudena. Esta decisión, además de humillar a las víctimas, puede acabar convirtiéndose en un problema crónico de seguridad y orden público.

¿Os imagináis que puede ocurrir si los actos ilegales de apología del franquismo y banalización de sus crímenes que caracterizan los fines de semana el mal llamado “vale de los Caídos” se trasladan al centro de Madrid? ¿Qué harán los fiscales que nunca han perseguido de oficio estas actividades quizá porque se celebraban en un lugar apartado y muy visitado por partidarios del dictador? ¿Habrá que colocar en las proximidades de la Almudena una dotación permanente de antidisturbios para evitar este tipo de manifestaciones y, lo que es peor, mediar cuando surjan incidentes? Porque es altamente probable que la reiterada presencia de franquistas y gentes de ultraderecha, bastante proclives a la violencia, pueda producir más de un problema.

En rojo, la ubicación de la catedral de la Almudena, cerca del centro de Madrid.

Estas son las razones que nos han llevado a mis colegas Clara Aguilera García, Ana Miranda Paz, Jordi Solé i Ferrando, Josep María Terricabras i Nogueras, Ramón Tremosa i Balcels, Miguel Urbán Crespo, Ernest Urtasun Domenech y a mí misma a solicitar una entrevista con el Papa Francisco para propiciar que la jerarquía eclesiástica española reconsidere su decisión de aceptar en enterramiento del dictador Francisco Franco en la catedral de la Almudena. En la carta que hemos remitido al Beatísimo Padre consideramos que esta decisión, además de constituir una afrenta para todas las víctimas puede propiciar que este templo, como ya ocurre con el llamado “Valle de los Caídos”, se convierta en un centro de peregrinación de organizaciones ultraderechistas y señala el riesgo de que este fenómeno en el centro de una capital europea de lugar a todo tipo de enfrentamientos.

Durante esta entrevista queremos pedir al Santo Padre que medie para “impulsar una reflexión y un cambio de actitud sobre lo que puede ser una nueva afrenta para miles de familias que llevan decenios sin recibir, a juicio de las más prestigiosas instituciones internacionales, el trato que merecen por parte de las autoridades”. Nos proponemos llevar hasta allí “la voz de las víctimas de la dictadura franquista y exponerle la opinión de la sociedad a la que representamos. Queremos pedir ayuda para que no se consume una decisión a todas luces errónea.  Una medida que lejos de ayudar a cerrar un negro capítulo de la política española de memoria histórica puede reabrir heridas, propiciar enfrentamientos y convertir un templo católico, en pleno centro de Madrid, en lugar de peregrinación para todos los ultraderechistas europeos”. 

Tras recordar brevemente la historia de la basílica de Cuelgamuros y las razones por las que su mera existencia es una humillación para las víctimas del bando republicano, y por las que legalmente encaja con la definición de “trato cruel, inhumano y degradante”, recordamos al papa en la carta mediante la que le solicitamos la entrevista que “ahora, próxima ya la exhumación del dictador, una medida necesaria para resignificar este lugar, los familiares del dictador pretenden enterrarlo en la Catedral de la Almudena, otro templo católico ubicado en el centro de Madrid”. Pronostican entonces, que además de una nueva humillación a las víctimas el cambio plantea el riesgo de trasladar a una zona densamente poblada y muy visitada “actividades de exaltación de la dictadura y banalización de sus crímenes expresamente prohibidas por las normas europeas” y provocar enfrentamientos con “ciudadanos pacíficos que rechazan de plano la exaltación de la dictadura”. 

Tras recordar el papel de la Iglesia católica tuvo durante la dictadura franquista y desear que algún día realice “una solicitud de perdón más intensa y expresa que la que se hizo al respecto” Nos dirigimos al Papa Francisco “como persona, como ser humano, como ciudadano de un país, Argentina, que sabe mucho sobre dictaduras militares, represión y desapariciones”. Así recuerdan que el dictador Videla “por higiene democrática, por humanidad hacia sus víctimas y por reclamo popular fue enterrado en una tumba anónima” pues “tras seis días de trámites funerarios y la negativa de tres cementerios privados, sus convecinos no quisieron admitirlo en el cementerio de Mercedes su ciudad natal. 

La carta termina subrayando que en Argentina sería directamente “impensable, que el jefe de la dictadura militar, el ideólogo de los vuelos de la muerte, el encubridor de las atrocidades que se cometían en la Escuela de Mecánica de la Armada reposase en la Santísima Trinidad de Buenos Aires. Las víctimas de sus tropelías considerarían tal hecho una afrenta insoportable. Y con toda seguridad no estarían dispuestos a soportar cortejos de aduladores desplegando sus proclamas fascistas cada día en una Catedral Metropolitana rodeada de los temidos Ford Falcon verdes”.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Io dice:

    Este escorado y esforzado grupito de eurodipurados por la “Memoria Democràtica” ha tenido una brillante idea solicitando audiència al Santo Padre de los catòlicos.
    Ignoro qué lugar podrá llegar a ocupar entre sus prioridades este asunto del posible enterramiento del dictador español en la catedral de Madrid, habida cuenta de que Franco murió en su cama, de puro viejo y fue un devoto católico que confesaba sus pecados y seguía los mandamientos de su Santa Madre Iglesia, Católica, Apostólica y Romana.

    Vivir para ver.

  2. Io dice:

    ALDE como partido politico es una cosa en la UE y ALDE como grupo parlamentario del Parlamento Europeo es otra cosa diferente, como usted puede explicarnos muy bien, mi señora eurodiputada.

    Hoy aparece la noticia de que ALDE, partido político, ha votado la expulsión de sus filas del partido maquillado de la vieja CDC montada por Pujol. Y ALDE ha tomado esa decisión por una muy notable mayoría de 2/3 de los votos emitidos. Las razones de tal decisión pueden encontrarse en el comunicado emitido por esa formación política.
    Es esa una drástica decísion política, tomada democráticamente, argumentada y que no me ha cogido de sorpresa en absoluto.

    Naturalmente las argumentaciones de los afectados por la expulsión deben ser otras y usted las conoce, sin duda.

    Quizás haya pensado ya en exponerlas en este blog. Si lo hace las leeré con la atención que me merece.

    Hoy, 27-O 2018, no tengo nada que celebrar en relación con el propósito secesionista cuatribarrado. Apoyé entonces el sistema democrático español y lo sigo apoyando como la mejor opción política para los catalanes y para el resto de los españoles.

    Salud y saludos.

Deja un comentario

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web