MOVILIZADOS PARA DEFENDER LA INDUSTRIA VASCA Y EUROPEA

FOTOARCELOR

Esta tarde noche hemos tenido dos debates en Bruselas directa y estrechamente relacionados con la crisis que vive la industria siderúrgica vasca que es un reflejo de la que vive la industria europea. El primero lo hemos provocado nosotros utilizando un turno que se dedica para tratar asuntos de especial importancia política para acercar hasta Estrasburgo la incertidumbre que afecta a los trabajadores de la acería compacta de Sestao, sus familias y las que dependen del trabajo de los empleados de su industria auxiliar. Una incertidumbre que afecta a otras plantas en Euskadi y en Europa.

Por eso en esa intervención que acabo de realizar, he reclamado una respuesta inmediata a nivel comunitario para esta crisis En la misma línea en que lo hiciesen la pasada semana el Lehendakari Urkullu y la Consejera de Economía y Competitividad Arantza Tapia he exigido medidas de protección contra el dumping chino y una unificación efectiva de los mercados financiero y de la energía que propicien que nos centremos en las personas y su futuro y que la excelencia sea la clave de la competitividad y de una apuesta europea decidida por la reindustrialización.

deleg1

Como ya habéis leído en este mismo espacio hace ya casi tres meses que adelanté esta exigencia en una iniciativa planteada ante la Comisión Europea y en un debate parlamentario sobre el futuro de la industria de los metales básicos en Europa. Ahora, con el anuncio de la suspensión temporal de actividades de Sestao sobre la mesa  he recordado que la acería compacta de Sestao es un ejemplo de empresa innovadora, flexible, pionera en economía circular y que utiliza pactos constructivos para conservar el empleo en una plantilla altamente cualificada. Esas fueron las claves del proceso permitió poner en marcha la acería de Sestao para sustituir a los míticos altos hornos de Sestao. Un empeño en el que nuestras instituciones pusieron toda la carne en el asador. Una operación que fue muy importante para combatir la resignación y el desánimo que asolaba nuestras zonas industriales a comienzos de los años 80. Fue todo un símbolo y una anticipación de cómo el desarrollo 2020 salvó una zona industrial.

Frente a esa transformación basada en el conocimiento, la sostenibilidad y la cohesión, el dumping chino, pero además la situación de los mercados europeos de la energía y financiero amenazan la estabilidad de miles de familias que deben ser el centro de nuestra actuación y atención. Porque antes que nada hablamos de personas, de vida, de sostenibilidad y de justicia social. Hablamos del origen y el sentido último del proyecto europeo.

Por estas razones defendemos desde Euskadi una inmediata y enérgica reacción frente a productos foráneos que incumplen nuestros estándares sociales y ambientales. Pero además mirando hacia el interior de la propia Unión tenemos también deberes. Y muy claros. Hay que acabar ya con diferencias escandalosas en los precios de la energía y el dinero en el mercado interno”. Ya  hemos denunciado varias veces en Europa esta circunstancia y no solo para la siderurgia. Muchos de los esfuerzos en innovación, gestión, productividad o costes laborales que hacen las empresas vascas se los come este problema. Por eso esta medida, es una de las claves de una política industrial exitosa a nivel europeo porque es la única manera de garantizar que la excelencia sea la clave de la competitividad. La crisis en el sector vasco del acero es el síntoma de una enfermedad profunda y general que amenaza muchas más empresas y empleos y necesita respuestas europeas. Una de ellas es aplicar las herramientas antidumping  de las que ya disponemos y que están estrechamente relacionadas, en el caso chino, con la declaración de aquel país como economía de Mercado

 CHINA NO ES UNA ECONOMÍA DE MERCADO

China ingresó hace quince años en la Organización Mundial de Comercio (OMC). En el protocolo de adhesión se especificaba que este año toca revisar si el gigante asiático cumple las condiciones para ser considerado economía de mercado. El asunto es crítico para poder aplicar aranceles y otras medidas a sus productos cuando, como ocurre con el acero, venden aquí por debajo de sus propios costes, en este caso por un problema de descenso de su demanda interna y exceso de capacidad de producción.

Por eso en este debate me he mostrado contraria a que la Unión Europea reconozca a China la condición de economía de mercado. Crisis como la que vive hoy la siderurgia vasca tiene su origen precisamente en las diferencias entre sistemas que propician la aparición de claros casos de dumping.

El debate se ha producido durante el trámite de una pregunta oral dirigida a la Comisaria Malmstrom. Yo he defendido que con los datos disponibles “China hoy no es una economía de mercado a efectos europeos. Sus circunstancias laborales, energéticas y financieras, el apoyo público del que disfrutan algunos sectores o sus condiciones sociales y ambientales de producción no son compatibles con las que la Unión exige a sus emprendedores.

Esas diferencias propician el dumping que, por ejemplo, hoy y ahora amenaza en Euskadi y otras regiones europeas nuestra siderurgia. Sus trabajadores y la industria auxiliar, más eficientes y sostenibles, ven amenazado su futuro. Nuestras instituciones están movilizadas y esperan que Europa no prescinda de las herramientas que tiene para proteger nuestra industria.

Actualmente más de medio centenar de decisiones antidumping afectan a cerca del 2% de las exportaciones chinas hacia Europa. La industria del acero ha reclamado insistentemente establecer otras para paliar su crisis aplicando dos instrumentos ya empleados en otras ocasiones en el sector. Así, aplicando el reglamento 1225/2009 del Consejo precisamente destinado a combatir el dumping la Comisión ya adoptó en 2015 medidas proteccionistas con su Reglamento de Ejecución 2015/1429 sobre las importaciones de acero inoxidable  de China y Taiwan.

Denegando esta declaración de China como economía de mercado avanzamos hacia el objetivo que ya hemos comentado aquí más de una vez: no somos nosotros quienes tenemos que trabajar como chinos. Son más bien los chinos los que tienen que trabajar como nosotros. Lo digo porque así obligamos a China a profundizar en las reformas que necesita. Defendemos un modelo económico y social centrado en las personas que es referencia mundial en términos de redistribución de riqueza, de cohesión social y de sostenibilidad. Las jornadas extenuantes y los salarios de miseria son tan tóxicos como el humo que denuncia todos los días que algunas formas de producir y competir no son sostenibles.

Tags: , , , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (9)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Joserra V dice:

    Mil gracias por reunirte esta mañana con los trabajadores de ACB ArcelorMittal Sestao. Agradecemos que seas una de las voces que intenten dar sentido a toda esta locura de parar una planta como ACB que se dedica a hacer hoy en día, lo que será el futuro de la industria del acero: Hacer bobinas en caliente con chatarra de segunda, con minimas emisiones de CO2, y con todas las normativas exigentes, que a otros importadores de Acero no se les obliga a cumplir.

    Gracias por todo.

  2. Io dice:

    El Grupo ArcelorMittal dispone de una docena de Centros industriales en España, como sabe ya mi eurodiputada
    Bien está que la señora Bilbao se haga presente en Sestao.
    Y bien está que defienda la industria europea, aliada en cuanto al acero, al grupo Indio Mittal.
    Como eurodiputada española. señora Bilbao, su voz y sus acciones a favor de la industria española se suman a las voces y a las acciones de los otros eurodiputados españoles, como bien sabe.
    Se entiende y se disculpa ese absorbente afán suyo por aparentar que mima más a los trabajadores de Sestao que a los de otro lugar.
    Uste sabe que hacer bien su labor impone la ecuanimidad en sus esfuerzos. Las fotografías son eso fotografías, como lla publicidad es eso, publicidad.
    Saludos, señora eurodiputada.

  3. Io dice:

    La situación de Irestal Group, en la que tanto pesa la familia Boixareu, con un plan a varios años ya en desarrollo, algo tiene que ver respecto de la salud del sector del acero en España.
    Y, por añadir algo más, no es poco lo que tiene que ver el exacerbado nacionalismo de Joaquim Boixareu, actual cabeza de ese poderosos grupo familiar catalán, con la pretensión secesionista en Cataluña.

  4. Io dice:

    “China no es una economia de mercado”, rotula usted. Y tiene razon, señora eurodiputada.
    Como sin duda sabe usted, Irestal Group posee una planta en Shanghai.
    Ahora que alguien cuente las participaciones vascas en Irestal….luego en Shanghai, donde no hay economía de mercado.
    La inyección de 10 millones de euros en Irestal no ha sido un refuerzo menor, veremos si basta.

  5. Txol dice:

    Me parece correctisimo que la Señora Bilbao haya ido a Sestao, si yo fuera ella primero lo de mi pais, segundo lo de mi pais y tercero lo de mi pais…j-der con la obsesión de inmiscuirse en trabajo ajeno (como el perro del hortelano que…..). Musus Izaskun

  6. Io dice:

    Defender los intereses industriales de España es una cosa y hacer teatro en Bruselas (señora Tapia mediante), es otra bien distinta.
    Como usted sabe, señora eurodiputada, los principales productores de acero de la UE dirigieron una carta a las instituciones de la UE, hace unos días, reclamando atención y medidas sobre las prácticas desleales de China, Rusia y algunos otros países productores de acero. España, cuarto país productor de acero en la UE, no fue invitada a firmar esa carta.
    Y el ministro Soria, en defensa de los intereses industriales de España, hizo lo que correspondía: elevar la queja de nuestro Gobierno en funciones ante las prácticas desleales de esos productores extracomunitarios de acero y reclamar medidas de protección para ese sector industrial en la UE, luego en España y en Sestao por tanto.
    El numerito de la señora Tapia, no su interés por la acería de Sestao y por sus trabajadores, resulta innecesariamente ridículo, a mis ojos.

    Saludos.

Deja un comentario