EMOCION, EMPATIA, ACCIÓN. CON LAS FAMILIAS DE LAS PERSONAS DESAPARECIDAS

Foto de familia de los asistentes a las jornadas sobre personas desaparecidas.

Foto de familia de los asistentes a las jornadas sobre personas desaparecidas.

Escribo esta mañana aún bajo el impacto emocional de las historias que escuchamos en las jornadas sobre personas desaparecidas que organizamos ayer en el Parlamento Europeo. A las más conocidas tragedias de Ana Herrero, la madre de Borja Lázaro o Pablo y Koro, los padres de Hodei se sumaron testimonios como el de Melchor Miralles y su sobrino Paul, Joaquín Amills o Blanca Martínez que pusieron cara y ojos y circunstancias a un drama que anualmente afecta a 10.000 familias europeas. 10.000 entornos humanos que pierden uno de sus miembros generalmente en extrañas circunstancias. 10.000 recuerdos. 10.00 quiebras emocionales. 10.000 expedientes “X”. Y 10.000 problemas que se generan porque las leyes están pensadas para una sola causa de desaparición: la muerte. Sin esa certificación la situación legal en que se encuentran las familias de las personas desaparecidas comienza a complicarse. Es otra de las losas que pesa sobre estas familias.  En este video grabado en la Grande Place de Bruselas en la víspera de las jornadas los partuicipantes os hablan sobre sus inquietudes y espectativas.

Por eso ayer conseguimos entre una docena de eurodiputados realizar un trabajo coral, conjunto que tiene vocación de ir más allá de lo que ayer ya conseguimos: dar visibilidad a este problema. Ayer nos dedicamos a escuchar la voz de esta experiencia y a matizarla con las observaciones de Alain Remué el responsable de una de las pocas unidades especializadas en aclarar la desaparición de personas que funcionan en Europa, la de la Policía Federal de Bélgica. Su trabajo ha dado lugar hasta a una serie de televisión. Conocimos también el otro lado, el de las agencias de seguridad y policía que tramitan las miles de denuncias de desapariciones que se producen al año, de las cuales aproximadamente solo un uno por ciento acaban en causas criminales y de lo difícil que resulta poner en algún lugar un filtro, el que separa lo que parece rutinario de lo que no lo es. El que permite priorizar y dedicar los recursos de investigación y búsqueda a los casos que parecen claramente desapariciones no voluntarias. El que coloca a quienes toman la decisión en el filo de la navaja pese a que los profesionales intentes no caer en la rutina, mantener la esperanza y acertar a la hora de decidir qué es prioritario y que necesita una investigación inmediata sobre el territorio.

Aquí podéis ver la rueda de prensa en la que presentamos estas jornadas.

 

La rueda de prensa de presentación de las jornadas

La rueda de prensa de presentación de las jornadas

También escuchamos las voces de los que, como Paco Lobatón, llevan años dedicados a observar y ayudar a las familias que sufren casos de desapariciones y con todos esos materiales hicimos unas conclusiones que serán enriquecidas en los próximos días por los participantes en las jornadas. Nos hemos conjurado para darles continuidad en el Parlamento Europeo. Vamos a intentar celebrar un debate sobre personas desaparecidas y tenemos varias claves para impulsar una respuesta europea para las personas desaparecidas.

Aquí podéis ver las ponencias presentadas por familiars de Víctimas. Podéis escuchar a Paco Lobatón,  Melchor Miralles, Joaquin Amills, Marisol Ibarrola, Pablo Egiluz, Ana Herrero y Blanca Martínez.

 

Una respuesta integral que incluya la asistencia psicológica que necesitan personas que psaan por una de las más duras experiencias que se pueden sufrir en la vida. Sabe mucho de esto y sobre ello habló en las jornadas, Marisol Ibarrola dedicada a concienciar, organizar eventos sobre esta problemática y asistir a las víctimas desde Arrigorriaga.

Por resumirlas, aunque las podéis leer aquí al completo, o si lo preferís escucharlas en el momento en que las compartimos con los asistentes a las jornadas, la creación de unidades especializadas en desapariciones en los cuerpos de policía y una red europea que las agrupe y coordine, más visibilidad y conciencia social sobre este problema y una implicación honrada de la política para resolverlo son parte de la respuesta europea que debe articularse frente a esta problemática. Un drama que genera un dolor directo, evidente e inmediato: el que se deriva de la desaparición y una victimización secundaria: los problemas legales y jurídicos a que hacen frente las familias de personas desaparecidas y en muchas ocasiones el desconocimiento que caracteriza este sufrimiento añadido lo que fomenta una cierta incomprensión del resto de la sociedad.

Lo definía muy bien Melchor Miralles: Hasta que en unas horas dramáticas que narró con precisión, minuto a minuto, fue recuperando fragmentos del cadáver de su sobrino Paul en los canales de Amsterdam, él era completamente ajeno a esta problemática. El drama que vivía aquella familia en dos barcos que tuvieron que alquilar para rastrear los canales convivía con el otro punto de vista, el de los millares de turistas que seguro se cruzaron aquel día con su angustia. Que quizá vieron en las tripulaciones de aquellas dos embarcaciones (el medio es el mensaje) una fotografía para recordar su paso por una ciudad tan particular como esta especie de Venecia del norte.

Del norte nos llegó también la estremecedora experiencia de Blanca Martínez. Escuchándole me pareció estar viviendo uno de los sucesos de los que arrancan las magistrales tramas del recién desaparecido Henning Mankel, que se ha llevado para siempre la perspicacia, la humanidad y esa ternura desgarrada de Kurt Wallander. Eso en Stad, en los dominios del mítico y reivindicativo inspector sueco, del eterno crítico con la burocracia que acaba matando la chispa de cualquier detective, no hubiese ocurrido.

Que decir de la desolación que activa a la familia y amigos de Hodei, al alcalde de su pueblo, puestos ayer como ejemplo de constancia y gestión pública por personas que llevan muchos años trabajando en el campo de las desapariciones. Demasiados recuerdos tan intensos y próximos para no sentir y admirar esa tenacidad que busca más que una respuesta individual. Plantea un compromiso para que nadie vuelva a caminar por el mismo desierto.

Cómo no destacar la animosa actitud de la madre de Borja Lázaro que me pareció una mujer admirable. Ana Mari Herrero se ha convertido en una experta en la sociopolítica de la Guajira, de la conflictiva frontera entre Colombia y Venezuela que se ha puesto tan de actualidad por los manejos de Maduro. Que está en el corazón de esta mujer desde que su hijo desapareciese sin dejar rastro. Otro ingeniero informático con una carrera profesional en Luxemburgo y una curiosidad vital que le llevó a fotografiar la vida y el color de medio mundo, a miles de kilómetros de distancia del Gran Ducado.

Por eso conseguimos unir a muchos y muy distintos. Por eso nos pusimos a la tarea y conseguimos después de escuchar y tratar de entender conclusiones que tienen que servir para algo. Para propiciar en toda Europa una atención multidisciplinar a las víctimas y entrenamiento especializado para quienes les atienden es una exigencia. El objetivo, humanizar ese primer contacto y aprender a dirigir a las víctimas a los servicios que pueden ayudarles en esos aspectos.

Un tipo de atención que no puede ser la excepción, sino la regla. Como decía el alcalde de Galdakao Ibon Uribe no pueden estar al albur de la vocación o la sensibilidad personal del responsable institucional que tope con uno de estos temas. Por eso la respuesta aunque con plasmación local, regional y nacional, debe de ser europea. Por eso, por la enorme incidencia de casos transfronterizos (25%), por la implicación en la atención de servicios públicos multinivel y por la sospecha de que cuando hay delitos tras una desaparición están casi siempre implicadas organizaciones criminales transnacionales.

Entre las medidas preventivas a poner en marcha necesitamos conocer mejor el fenómeno. Faltan más y mejores análisis sobre la problemática de las desapariciones en Europa, estadísticas homogéneas y programas de investigación estructurados. Igualmente se anima a reforzar la formación para los profesionales que en las tres fases, prevención, búsqueda y asistencia  tratan con las víctimas.

Concienciación sobre la gravedad del problema, una política de cooperación con los medios centrada en evitar un tratamiento sensacionalista de estos sucesos y una adecuada financiación de las ONG-s que asisten a los familiares son factores que pueden reforzar la colaboración ciudadana para esclarecer desapariciones.

La prevención pasa igualmente por la formación e información a colectivos de riesgo, como jóvenes que participan en programas de movilidad laboral o de formación en Europa.  Igualmente se antoja decisivo un desarrollo de tecnologías específicas para investigación y prevención como dispositivos de geolocalización, aplicaciones de drones a las operaciones de búsqueda y desarrollos tecnológicos que pueden ser especialmente útiles para colectivos como pacientes con enfermedades degenerativas.

En las fases de investigación y resolución, además de la comentada creación de unidades especializadas y su coordinación a nivel europeo se aboga por una mejora radical de la coordinación con mejor y más rápida circulación y acceso a datos de personas desaparecidas. Compartir buenas prácticas es un método seguro para y mejorar y homogeneizar los protocolos de investigación y atención a las víctimas.

Finalmente ayer solicitamos todos a las autoridades policiales una actuación más proactiva en las investigaciones por desaparición en los primeros momentos de la misma. Y poner en valor y considerar socios en las investigaciones a organizaciones que trabajan con personas en situación o riesgo de exclusión social. Muchos hallazgos de personas desaparecidas se producen en establecimientos o servicios que regentan este tipo de organizaciones. Finalmente se apuesta acentuar la investigación y represión sobre las redes de tráfico de seres humanos en todas sus vertientes y de delitos específicos como al tráfico de órganos y controlar la adecuada transposición y cumplimiento de la directiva 2012/29  sobre víctimas de delitos. En este caso el control debe extremarse sobre las previsiones referidas al acceso de las víctimas a los procesos penales en todos los estados de la unión, traducciones, orientación sobre los servicios de asistencia disponibles y accesibles y asistencia económica.

Estas conclusiones son provisionales. Tras las jornadas hemos enviado este texto a ponentes y participantes para recoger aportaciones y elaborar un  documento definitivo. Nuestro compromiso, poner este tema en la agenda del Parlamento Europeo y elaborar iniciativas de impulso y control, basadas en esta hoja de ruta.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (12)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Txol dice:

    Sobresalientazo Izaskun !!!!!. Enorme tu ayuda !!!!!

    Musus neska

  2. Blanca dice:

    Gracias Izaskun por permitirme contar la historia de mi hermano Miguel Angel, ALGORTARRA que fue víctima de homicidio y posible tráfico de órganos en Suecia.
    Yo denuncié todo estos delitos e irregularidades hace 8 años en el Parlamento Europeo, y en todas las Instituciones tanto suecas, españolas y vascas donde es posible denunciar. Ninguna Institución hizo absolutamente nada como así lo atestigua el Ararteko.
    La conclusión que he sacado de esta jornada es que algo muy grave está ocurriendo en Europa con ciudadanos extranjeros (desapariciones, asesinatos, enterrados “sin nombre..), las trabas e inacción de la Policía y de las Instituciones.
    Hoy es noticia “PP,PSOE y UPyD rechazan que la Ertzaintza acceda a base de datos europeas” justo lo contrario que decían en el Parlamento europeo. ¿doble moral?
    Creo que el periodista Melchor Miralles y yo aportamos con nuestras historias el quiz de algo muy muy grave y con muchas implicaciones, una realidad desconocida en esta Europa de “libertad, seguridad y justicia”, pero que a ningún medio de comunicación le ha parecido tan importante como para que sea noticia; aunque es digno de una gran portada.
    No me quiero olvidar de Ana, amatxu de Borja Lázaro, una ama coraje y que siente que no está siendo arropada institucionalmente como debería y con la familia de Hodei Egiluz, que están demostrando que juntos todo puede ser posible y sino lo es, han demostrado que el amor a un hijo rompe todas las barreras infranqueables.
    Mi solidaridad con las familias de TODOS los desaparecidos que no son noticia pero que están ahí, esperando que alguien les llame.

    Eskerrik asko Izaskun

  3. Esther Ordorika dice:

    Eskerrik asko Izazkun eta europarlamentario guztiei.
    Al escuchar a las familias, podemos deducir que el gran problema esta en las investigaciones.
    Echamos en falta una autocrítica de parte de la Policía.

  4. Gracias a ti Blanca y a todos los que os animásteis a compartir vuestra historia, vuestro drama, vuestro dolor y vuestra experiencia que gracias al coraje con que la compartistéis ha pasado a ser parte de lo que hacemos y sentimos aquí. Quiero que sepas que no lo vamos a dejar aquí. Estamos recogiendo sugerencias a las conclusiones y en cuanto tengamos un documento acabado nos pondremos a trabajar sobre las cuestiones que podemos impulsar para mejorar la situación de las desapariciones en Europa que es, cuando menos, chocante.Gracias por ayudarnos a hacer nuestro trabajo, por abrirnos los ojos y por colaborar para mejorar un servicio publico que os defraudó. Vamos a empeñarnos al menos en que se nos escuche.

    Perdón por tardar en contestar, pero he estado en una misión de oservación electoral en haití y he andado bastante mal con las conexiones telefónicas y el wifi. https://www.izaskunbilbao.eus/2015/10/haiti-amanece-que-no-es-poco/

    Respecto a lo que comentas de las bases de datos, el asunto es difícil de entender. Creo que la seguridad, los problemas de los desaparecidos no conocen fronteras, como los tipos más graves de delito y creo que es malo prescindir de cualquier recurso humano o técnico que se pueda destinar a mejorar la seguridad en todos los sentidos. Esta es una cuestión de lógica y de tiempo. Viví lo que significa y lo que nos perjudicó como ciudadanos cuando
    trabajaba en el departamento de Interior del Gobierno Vasco y teníamos grandes problemas para accede a la información sobre ETA que aparecía en Francia. Al principio la Ertzaintza podia trabajar alí. Bastó que consiguiese un gran éxito, la deasrticulación de una red de extorsión de ETA, para que impidiesen a la policía vasca trabajar allí. Luego nos acusaban de no querer combater a ETA…en fin. Puedes leer al respecto en estas entradas.

    https://www.izaskunbilbao.eus/2015/06/para-pensar-bruselas-se-moja-y-pide-mas-coordinacion-contra-el-terrorismo-internacional/

    https://www.izaskunbilbao.eus/2010/01/ertzaintza-zorionak-pero-va-a-ser-que-no/

    http://el-pais.vlex.es/vid/oculto-balza-incautados-basurde-buesa-16597530

    http://elpais.com/diario/2000/07/01/espana/962402421_850215.html

    http://www.parlamento.euskadi.net/cm_ascomisc/DDW?W=sco_clave='1992020301000002

    http://www.elcorreo.com/vizcaya/20090627/politica/atutxa-dice-policia-vasca-20090627.html

    Un abrazo y gracias otra vez.

  5. El de la policía es un trabajo difícil. El gran problema es acertar entre tantas desapariciones que acaban en nada y las que realmente acaban convirtiéndose en un problema criminal. Pero seguro que la coordinación mejora el servicio. Creo que es también muy importante el trato que se recibe en el momento de la primera denuncia. Eso es fácil de mejorar. Y seguramente con un major trato se pueden obtener más y mejores datos por pura empatía y proximidad. Datos que ayuden a evitar los errores.

    Muchas gracias por tu comentario

Deja un comentario