TRANSPARENCIA PARA CONSEGUIR UN TTIP INTELIGENTE

Los carteles contra el TTIP adornaban en esta sesión los escaños de los partidos de extrema derecha y extrema izquierda. Los extremos, muchas veces, se tocan.

Significativo documento gráfico Carteles contra el TTIP en los escaños de la extrema derecha y en los de la extrema izquierda.

Significativo documento gráfico Carteles contra el TTIP en los escaños de la extrema derecha y en los de la extrema izquierda.

Esta mañana hemos decidido aplazar la votación sobre el mandato que el Parlamento Europeo aportará a los negociadores que trabajan en el llamado TTIP, siglas que en inglés corresponden al Transatlantic Trade and Investment Partnership y que podríamos resumir en tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos. Para Euskadi no es un asunto baladí por mucho que nuestra particular tropa del no, esa que se caracteriza por su acreditada visión de futuro (no al Guggenheim, no al metro de Bilbao, no al tranvía, no al tren de alta velocidad, no a los parques eólicos…) argumente que estamos ante un asunto cerrado, que interesa solo a cuatro multinacionales y que pretende además cargarse un modelo social que miran con envidia precisamente desde los Estados Unidos como ejemplo de cohesión.

Por si sirve de reflexión y según datos de la SPRI en Euskadi 411 empresas vascas exportan habitualmente a Estados Unidos. 61 están allí implantadas a través de 73 implantaciones (filiales o delegaciones). De estas implantaciones, 35 son productivas, 32 comerciales, y 6 de servicios. El País Vasco es la primera comunidad autónoma en volumen de inversión en EEUU (total período 2000-12). El gigante americano es en el periodo 2000-2012 primer destino de las inversiones vascas en el exterior.

Como es bien sabido nuestro crecimiento esta intensamente vinculado a nuestro volumen de exportaciones. El País Vasco es la segunda comunidad autónoma en volumen de exportaciones a los EEUU (2008-12). En los últimos 5 años, EEUU ha sido el tercer destino de las exportaciones vascas (tras Francia y Alemania), y octavo origen de las importaciones. Por eso muchas PYMES vascas competitivas, innovadoras y trabajando en sectores punteros, repito, PYMES, empresas familiares que a base de trabajo, conocimiento y tecnología se han convertido en referencia en sus sectores, reclaman con verdadera insistencia que se firme este acuerdo. Con la misma energía defienden también las líneas rojas que, desde Europa, se van a defender durante las negociaciones. Parece claro que si algo hay que hacer es seguir con este proceso negociador. Basta darse una vuelta por nuestro tejido económico, por las industrias que ofrecen el 80% del empleo privado del país para certificar esta impresión.

Dada su dimensión y peso en la economía mundial de los mercados europeo y estadounidense la firma de un tratado de estas características puede ofrecer además una respuesta global frente a la competencia, que con estándares de seguridad, medioambientales y sociales mucho más bajos, plantean a nivel global los países emergentes. Basta para ello observar los resultados de la Alianza del Pacífico que vincula a varios países emergentes asiáticos y latino americanos que pueden estar tratando de extender esa alianza también hacia los Estados Unidos. Mejor que fijemos nosotros las referencias a propiciar que las fijen otros que trabajan con un régimen y unos estándares mucho peores. Es un asunto que tenemos claro desde hace mucho tiempo.

Probablemente no demasiado conscientes de estas contundente realidad nuestros particulares cruzados del “no” estaban hoy votando y jaleando contra estas recomendaciones para negociar el TTIP junto a los “demócratas” del UKIP, el partido de Lepen, la derecha europea más retrógrada y toda la autodenominada ultraizquierda. No seré yo quien haga hermenéutica sobre sus posiciones, pero la realidad y los hechos son los que son.

No es verdad tampoco que hoy aprobásemos el texto final del acuerdo. Como decía al principio estamos debatiendo las aportaciones que hará el Parlamento Europeo a la negociación. Son relevantes porque el texto final si pasará por aquí. Pero también deberá tener el placet de todos los componentes de la unión lo que despeja otro de los argumentos a favor del no, el presunto secuestro de la voluntad popular.

Hoy en concreto íbamos a debatir y votar el texto que la Comisión de Comercio aprobó sobre el TTIP. El documento ha recibido 200 enmiendas en unas pocas horas, lógico si atendemos a los déficits de transparencia que hasta ahora ha tenido este proceso, a su importancia y a la diversidad de opiniones. El presidente de la cámara ha preferido dar más tiempo a los grupos para llevar a votación un texto y unas discrepancias más claras y ordenadas. Yo sinceramente hubiese preferido votar hoy pero no era partidaria de separar el debate de la votación, así que he apoyado la propuesta de aplazar ambas cosas. Evidentemente votaremos y todas las sensibilidades politicas aquí representadas tendremos oportunidad de apoyar o rechazar este documento, por lo que no cabe hablar aquí de secuestro de ninguna voluntad ciudadana. Queda bien en un titular pero no tiene nada que ver con la realidad.

Para que todos los interesados puedan leer lo que pone en vez de conformarse con aceptar lo que les cuentan que pone invito a los interesados a leerse los textos que hoy íbamos a debatir y votar. En nuestro grupo tenemos clarísima nuestra posición porque:

1 El acuerdo es especialmente necesario para las pequeñas y medianas empresas que conforman el 80% de la economía europea y estadounidense. Las multinacionales disponen de medios y alianzas para superar los problemas de acceso intermercados. Las PYMES son las que realmente sufren las barreras y a las que va a beneficiar este acuerdo.

2 La apertura del mercado estimulará la competencia, la innovación, la internacionalización y la aparición de nuevas oportunidades en sectores en los que la industria vasca está bien posicionada. Entre ellos destacan la energía, la automoción, la aeronáutica, el transporte o las producciones de calidad del sector primario.

3 Las negociaciones con este mandato vigente se celebrarán en adelante con mayor transparencia y el Parlamento Europeo tendrá un papel más relevante en el control de las mismas.

4 El mandato marca las líneas rojas que comparto totalmente entre las que figuran:

  • Mantener los estándares de protección ambiental, social y de seguridad alimentaria a que están obligadas las producciones europeas.
  • Proteger las inversiones europeas en Estados Unidos y acabar con las diferencias de trato entre inversores locales y foráneos. Desarrollar un sistema de arbitraje para conflictos gestionado desde lo público que respete la jurisdicción de los tribunales de la UE. A medio plazo debería constituirse un tribunal público estale para dirimir las disputas entre inversores.
  • Eliminar trabas para el acceso energético a los productos energéticos de los Estados Unidos.
  • Incorporar una lista de productos agrarios sensibles a posibles importaciones masivas.
  • Mantener los estándares europeos de protección de datos pese a que se avance en materias especialmente sensibles a este respecto como comercio electrónico.
  • Apertura de los mercados estadounidenses de transporte a los contratistas europeos vetadas ahora por las leyes “Jones” y “Air cabotage” y ampliar estas posibilidades a las empresas europeas de telecomunicaciones.
  • Apertura del mercado de contratación pública. El americano está ahora completamente vetado a las empresas foráneas mientras que las firmas EEUU si pueden aspirar a contratos europeos. Los sectores señalados son: construcción, ingeniería civil, transporte y energía.
  • Excluir radicalmente del acuerdo servicios públicos como suministro de agua, salud, servicios sociales, sistemas de seguridad social y educación.
  • Suscripción de garantías internacionales para derechos sociales y laborales. Vigilancia de derechos laborales. El parlamento pide que los EEUU firmen y apliquen las ocho convenciones principales de la Organización Internacional del Trabajo (hasta ahora sólo ha ratificado dos). Organizar un sistema de vigilancia para las cláusulas contractuales implicando a los agentes sociales y económicos.

Ya veis que la falta de claridad, la nula transparencia y un tremendo complejo a hacer públicas mis posiciones a favor de esta posición del Parlamento Europeo y un acuerdo asado en estos principios caracterizan la información que os proporciono.

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (6)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Fans-a. dice:

    Eskerrik asko, Izaskun!

  2. Gonzalo dice:

    “Conseguir un TTIP inteligente” es imposible. El TTIP es lo que es y está diseñado para lo que está diseñado. Si el PNV entra en ese juego, que conmigo no cuente. Excepto un pequeño paréntesis, son muchos años dando mi voto, pero por aquí no paso … y no soy, en absoluto, un don no al progreso.

  3. Io dice:

    De acuerdo en que ese tratado que se está negociando entre la UE y USA es importante para los ciudadanos de la Unión Europea.

    Reclamo de mis representantes en el Parlamento Europeo que encaren ese asunto con visión de conjunto, no constreñidos por visiones localistas.
    Usted, señora, escribe aquí como si no asumiera de verdad su condición de eurodiputada, sea oriunda de Bilbao o de Holbaek.

    ¿Tiene respuesta del señor Timmerman ya?

    Igual llega antes la Sentencia en el caso De Miguel o el pronunciamiento del TEDH sobre la demanda del trio ABK.

    Paciencia y a seguir trabajando para todos.

Deja un comentario