RESPETO, EDUCACIÓN Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Portada de la iniciativa parlamentaria presentada ayer mismo sobre los acontecimientos de la final de Copa.

 

Esta semana hemos vivido una de esas situaciones que refleja lo manifiestamente mejorable que es el marco institucional de convivencia que algunos llevamos años proponiendo modernizar, adaptar a la realidad. Lo que conocemos como España, guste o no a quienes dicen amar ese concepto, es una realidad plurinacional. Negarlo ni ayuda a que deje de serlo ni mejora la convivencia entre las diferentes identidades que tratan de convivir sobre la connotativamente bautizada por el nacionalismo español como “Piel de toro”.

Me refiero claro a la famosa pitada al himno y al rey en la final de la copa en Barcelona este sábado. Vaya por delante que a mí no me gustó el espectáculo. Yo no hubiese contribuido a él. Quiero que me respeten y en lógica correspondencia respeto a los demás. Me parece gratuito ofender a quienes sienten ese himno como propio. Y el respeto me parece una buena base para empezar a hablar. Cuando desaparece el respeto las cosas se ponen feas. Porque es desde el respeto desde el que hay que comenzar a reconstruir una convivencia que algunos pretenden asentar en un marco legal construido en unas circunstancias y condiciones que animan a revisarlo en un mundo que además revisa conceptos políticos básicos hasta ayer como los de identidad o soberanía nacional.

Mejorar la convivencia requiere pues trabajo y un talante que se basa en reconocer al otro como igual, admitir que tiene tus mismos derechos y obligaciones y obrar en consecuencia. Esa es la contribución que cada uno puede hacer a la convivencia a nivel individual: aplicarse el cuento. Predicar con el respeto. Y esa es la actitud que, de partida, cabe exigir a las autoridades públicas. En ese aspecto democracias consolidadas como Gran Bretaña nos llevan siglos de ventaja. No hay más que ver cómo han resuelto, desde la paz y la palabra, la reivindicación nacional escocesa. No hay más que ver cómo encaran su continuidad en la Unión Europea entorpecida por el populismo euroescéptico y los intereses no precisamente generales o públicos de los grandes magnates financieros de la city. A los problemas políticos, respuestas políticas.

Aquí las cosas se hacen de otra manera. Los reflejos autoritarios afloran en cuanto se rasca un poquito. Son arquetipos de esta forma de hacer persecuciones sectarias y mendaces del adversario político que devienen en catástrofes y originan declaraciones como las ya célebres de José María Aznar cuando se frustró su plan para que el autodenominado “constitucionalismo” se hiciese con el gobierno de Euskadi. La victoria que logró entonces Juan José Ibarretxe fue atribuida por el ex presidente a una “falta de madurez” de la ciudadanía vasca, incapaz, al parecer de entender los beneficios de la fórmula que les proponían al alimón Mayor Oreja y Redondo Terreros. Cuando tal alternativa se produjo, con la inestimable colaboración de una ilegalización, vimos lo que daba de sí. Consecuente y rotundo fue el veredicto de la ciudadanía vasca a aquella fórmula y a los resultados de la gestión de los promotores del “cambio”. Los extremos se tocan, porque el Presidente de Sortu utilizó una idea muy parecida sobre la “velocidad del cambio” para explicar a los suyos las claves del resultado que cosecharon el 26 de mayo más bien vinculados a unas formas de hacer y una gestión manifiestamente mejorables. El ínclito Alfonso Guerra ya había dado ejemplo de esta actitud cuando tras perder unas elecciones sentencio: “El pueblo español se ha equivocado”. Un intelectual y un demócrata.

Cuando lo que debe resolverse es un problema complejo como el de la suma de identidades y un reparto mucho más abierto y democrático del poder, nada peor que permitir que las gónadas se impongan a las neuronas. O aprovechar que, en el corto plazo, el enfrentamiento parece más rentable que la solución. Creo que eso es lo que realmente ocurre. De otro modo resulta inexplicable que ante unos hechos como los acaecidos el sábado en el Nou Camp, con antecedentes claros y plazos suficientes como para reflexionar, la respuesta sea una amenaza sin amparo legal y el inefable Floriano reconociéndolo. Lo peor es que hay jueces disponibles para lo que se precise, basta con elegir al adecuado.

Los destinatarios de la protesta son plenamente conscientes del problema que la anima. Han hecho del no, siquiera a hablar tranquilamente del asunto una seña de identidad. Y como creen que les alimenta el granero electoral siguen con la misma actitud sin comprender que enfrentar el problema con ánimo de resolverlo es además de lo que toca, mucho más rentable. Algunas soluciones se propusieron. Una lógica, razonable, sugerente y exigente para quienes pitaron el sábado, la propuso el PNV. Se componía a partes iguales de respeto e integración. Algo tan simple como añadir a la ceremonia los himnos de Euskadi y Cataluña. Hubiese sido pedagógico. Hubiese obligado a pensar sobre respeto y reconocimiento.

Espero que nadie haya pensado seriamente que modificando la ley “endureciéndola” como gustan decir los vendedores de estas ocurrencias, van a hacer desaparecer el malestar que transmiten estos pitidos. Por eso según leí la nota que la presidencia del gobierno publicó antes de acabar el partido preparé la iniciativa que presenté ayer mismo nada más llegar a Bruselas. Estamos entrando en una deriva que no me gusta. La mala educación y la falta de respeto son lamentables y me duelen. Esa forma de oponerse al actual ordenamiento jurídico no me representa. Pero es mucho peor la negativa a plantearse abordar lo que ocurre (problema perfectamente conocido) y sustituirla por la destructiva idea de tratar de tapar una debacle electoral envolviéndose en una bandera. Los girones que evidentemente tiene están intensamente relacionados con ese tipo de actitudes. Y de paso sufren derechos fundamentales que además de invocar hay que respetar y defender.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (9)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Txol dice:

    Hola Izaskun, primero de todo a mi forma de ver, el himno de la discordia es de un tiempo pasado de dictadura y represion,( en alemania quitaron todo vestigios del nazismos) y tambien ese himno pueda molestar a gente, lo que dices que hubiera sido mejor el himno de Euskadi y Cataluña a mi me parece genial y de paso que cambien el nombre de la final que si era del“ generalisimo ahora del rey ´´, siempre tiene que estar relacionado con lo mismo…
    Pero que no se nos olvide que en la final de españa algunos wualtrapas concejales(pp ) del ayuntamiento de Bilbao se fueron con la bandera española a la estatua de el Lehendakari Jose Antonio Agirre se la colocaron y alli estaban sacandose fotos, anda que no hay lugares para que hagan el anormal…tiene que ir donde ellos ya saben a provocar !!!! pero parece que eso se les ha olvidado, que no den lecciones que ni unos no son tan malos ni los otros tan buenos.

    Musus neska

  2. Io dice:

    Porque respeto, pido que me respeten. Es un punto de partida bien razonable.
    El espectáculo de esa final lo considero más que lamentable. No tiene justificación ninguna a mis ojos.

    Me ha llamado la atencion esa frase suya de que “Aquí las cosas se hacen de otra manera”.
    No he podido evitar el recuerdo de la primera visita del Jefe del Estado a la Casa de Juntas de Guernica.
    Y, claro, comparo aquellos hechos con su frase… y me sonrio, me sonrio.

    Cierto que toca una cierta indulgencia, con eso y con presentar como “la via vasca junto a Flandes, por ejemplo, lo que no pasa de ser una aproximación más entre dirigentes nacionalistas de acá y de allá. El País vasco o Flandes son otra cosa, y sus gentes conforman grupos humanos de gran complejidad.

    Salud y saludos.

  3. Cesar dice:

    Una vez más se le ve el plumero.

    Que yo recuerde aquel episodio acreditó cual es el hacer que no el decir de las instituciones vascas ante un asunto así. Los que montaron aquel cisco, en unos escaños parlamentarios, fueron desalojados de la cámara y los hechos contaron con el oportuno reproche precisamente por la falta de respeto que suponía. Y eso tiene un extraordinario mérito habida cuenta de que la inmensa mayoría de la población vasca consideraba y considera a Juan Carlos I sucesor directo de Franco y designado por el dictador para ello. La monarquía se habrá “constitucionalizado” pero ocurre como con todo lo que se resuelve mal: sigue dando problemas. Como el modelo territorial con café para todos, etc.

  4. Io dice:

    Pues nada, Cèsar, que Santa Lucia le conserve la vista…

    Los parlamentarios vascos que montaron el numero en Guernica no lo hicieron nada bien, pero ellos estaran a favor de lo que estaran, no de la democràcia.
    Los promotores de la pitada en el Nou Camp no lo han hecho nada bien, pero ellos estan, a lo que estan, no al acontecimiento deportivo.

    Y fueron expulsados de la Casa de Juntas, por supuesto que si. Pero es que hay alguna diferencia entre la Casa de Juntas y el Nou Camp, claro que si.

    La pitada al himno es una torpeza que ni nos mejora como sociedad ni facilita la convivència. Y tendra consecuencias para los chulil los que movieron los hilos y pusieron el dinero desde la sombra.

    Haremos inviable el secesionismo en España, contrario a nuestros intereses (los de la mayoría del pueblo español) y a los propósitos del proyecto europeo.

    Y en eso estoy.

    Saludos.

  5. Txol dice:

    Es que no entiendo tanto trajin con el himno,¡¡¡ que no gusta el himno y punto!!!. Si el pueblo es soberano el pueblo ha hablado !!!!!!!!!!!. No le pitaron a Zapatero y la bancada del pp dijeron que es un acto libre y “maxima expresion´´, que el pueblo tiene todaaaaaaaaaaa la libertad para expresarse,(estos cutres miserables a que juegan?).Que no me gusta el himno (franquista), que no gusta el rey que estoy hasta las mismisimas de mantenerle y a todo su sequito, que estoy hasta las mismisimas de escuchar a los mismo decir tonterias que no resuelven nada..pero nada de nada.Y vuelvo a repetir que cambien el nombre de la final,que ya va siendo hora!!!!

  6. Txol dice:

    Y para salir de dudas que preguntar al juez Pedraz que dice al respecto , en la pitada del 2009 lo dejo bien claro y ratificado.

    Como se dice en estos casos: que tengan un gran dia o a cascarla a Ampuero (dichos populares)

  7. Io dice:

    Efectivamente, el 15 de julio de 2009, fue INADMITIDA, por AUTO, la denuncia de la Fundacion DENAES contra dos organizaciones considerades promotoras de aquel insultante acto de Mestalla contra simbolisme del Estado y contra el Jefe del Estado.
    Acate el acto, de cuya fundamentacion discrepo tanto como del Informe del Fiscal.
    La Fundacion DENAES, vale la pena recordarlo, estaba presidida entonces por uno de sus fundadores, el activo sociólogo y político bilbaíno, Santiago Abascal Conde.
    Es cierto que aquel AUTO no contribuyo, a mi entender, ni a fortalecer la libertad de expresión ya que difuminó sus límites de modo inadecuado, ni afianzo la pacífica y democrática convivencia en España entre quienes pensamos diferente políticamente, en mi opinión.
    Y ello es preocupante y presagiaba un turbulento futuro que ya es presente, hoy.
    Como tiene declarado reiteradamente el TEDH, una de las primeras obligaciones de cada Estado, e n el seno del Convenio, es la defensa activa del sistema democrático.
    Y el sistema democrático puede entrar en zona de riesgo , cuando desde dentro y aprovechando sus debilidades y sus fallos, también las insuficiencias legales, sus enemigos logran debilitar la cohesión social y frenar la justa defensa de los derechos individuales y minar los cimientos de las instituciones del Estado.
    La política de apaciguamiento de los secesionistas, a otra escala, es tan nociva, tan peligrosa y tan absurda como lo fue la política de Chamberlain en Europa en los años 30 en relación con el expansionismo que asalto el poder, combinando actos de violencia y de fuerza bruta, banderas y desfiles sectarias y resultados electorales.
    A otra escala y en otro escenario, también con otros protagonistas distintos, pero ni me gustaban los actos de fuerza bruta e ilegítima de ETA y su entorno, ni me gusta la ocupacion abusiva ei legítima del espacio publico en Cataluña por banderas sectarias, ni acepto como manifestación de una libertad de expresión desbordada en sus límites, insultos y vejaciones a mis mejorables instituciones ni a los símbolos de la Nacion.
    Churchill pronosticó entonces, para el escenario europeo, un futuro de sangre, sudor y lágrimas. Y acertó, desgraciadamente.
    No quiero, para España, ni para Bélgica, ni para Italia, ni para Francia, por ejemplo, un escenario de sangre, sudor y lágrimas a causa de los propositos rupturistes de tanto nacionalista exacerbado como anda por ahi trata do de rebentar Estados.
    La tàctica del apaciguamiento de la voracidad secesionista por la via de la cesion de competencias es ta mas que fracassada en España.
    Y mis consecuencias de ello están muy claras.
    Agur.

  8. Txol dice:

    Tu no te pensaras que voy a estar con esa movida del piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, analizando una y otra vez lo que esta muy claro,que se te quite ese pedo de la cabeza!!!!.
    Sangre,sudor,lagrimas pero te falta la otra que era esfuerzo…ademas hoy es 6/6/2015 aniversario de D DAY y sigo pensando que siempre se podrá aprender, enseñar y no olvidar.

  9. Cesar dice:

    Amnesico por compasión.

    No se le olvide que España no es un país democrático. Las líneas rojas del modelo territorial de la constitución, la ubicación del ejército como garante de la sacrosanta unidad de España y el tramo final de la negociación constitucional estuvieron simple y llanamente, tuteladas por el ejército. Hay que perderle el miedo a la democracia y asumir que no se le puede imponer a nadie su identidad nacional. Asumir que Cataluña o Euskal herria eran entidades preexistentes a lo que hoy llamamos España y que su estatus fue violentamente alterado. Ahora simplemente se pretende, por vías pacíficas y democráticas dar la palabra a la ciudadanía y claro, los franquistas, los intolerantes de toda la vida, se revuelven.

Deja un comentario