DEMOCRACIA Y ACTIVISMO CIVICO EN CATALUÑA CONTRA EL DERECHO FICCIÓN

Esta semana una de mis preocupaciones es el proceso que se vive en Cataluña. Me ha parecido otro episodio de “derecho ficción” la última decisión del Tribunal Constitucional sobre el proceso. Siendo como soy licenciada en derecho sigo sin entender cómo los sesudos magistrados que se sientan en el tribunal pueden considerar un no acto jurídico, un no decreto, una no actuación normativa como un acto que tiene los mismos efectos que el decreto anulado. Eso si que puede sentar un precedente peligroso. Dentro de lo que cabe esperar de un árbitro que cuenta sus intervenciones en este tipo de temas por descréditos.

El tema por desgracia es fácil de entender. Es mejor que se hable de cataluña que de la corrupción. Y si hay que montar un terremoto se montará. Porque de otro modo no se explica el tiempo que han tardado en poner en marcha su maquinaria para impugnar el proceso participativo que va a sustituir a la consulta anulada. Incluso hoy se han sacado de la manga nada menos que una operación “contra la apología del terrorismo en internet” que permite, en estos tiempos de tribulación traer a colación el socorrido recurso  de E.T.A. para tratar de cambiar el rumbo de los telediarios.

Pero por muchas vueltas que le den al molino el problema sigue ahí. Y atascándo o impidiendo una solución democrática al asunto, el problema crece. Este es además un  problema europeo en Bruselas lo saben y deben implicarse. Quedó demostrado tras el referéndum escocés. Para ser un asunto interno de un estado miembro no recuerdo visperas con más estrés que las que antecedieron al celebre 18 de septiembre ni más declaraciones acreditando que en efecto allí se estaba jugando, también el futuro de Europa.

Mientras España está respondiendo a un problema político serio con recetas antiguas, del siglo XIX. Tenemos que resolver estos problemas con soluciones del siglo XXI: dialogo, negociación  y una modernziación de conceptos que se han quedado antiguos, como el estado y las ideas de pueblo, identidad y nación que aparecen en la Constitución Española. Y para eso hay que dialogar, entenderse y permitir que la ciudadanía elija. España debe trabajar en una oferta que convenza en vez de en un conjunto de excusas que nieguen la realidad y repriman la expresión de la voluntad ciudadana. La actitud del gobierno español en todo este proceso revela que no confían en convencer. En consecuencia, imponen.

Por eso he solicitado mediante sendas iniciativas parlamentarias dirigidas al Consejo Europeo y la Comisión Europea que las instituciones comunitarias observen con la misma actitud de respeto y como “asunto europeo” el proceso abierto en Cataluña para redefinir la relación de esta nación europea con el estado español. Además el sábado viajaré a Barcelona y junto con otros seis políticos europeos presenciaré en directo el nueve de noviembre el desarrollo del proceso de participación que sustituye a la consulta suspendida por el Tribunal Constitucional español.

En las dos iniciativas dirigidas respectivamente a la Comisión Europea y al Consejo Europeo  les recuerdo a ambas instituciones que la actitud e interés con el que las autoridades comunitarias siguieron el referéndum escocés del pasado 14 de septiembre demuestra sin lugar a dudas que este tipo de procesos son temas europeos. Resulta incongruente la cascada de manifestaciones realizadas tras conocerse los resulados del referéndum escocés, en las que se hablaba de las repercusiones que hubiese tenido en la institucionalización europea el triunfo del si con el habitual “es un asunto interno de un estado miembro” con que se trata de eludir lo obvio: que efectivamente la escisión de una parte de un estado miembro afecta de manera indudable a las instituciones europeas y que debería trabajarse en algún procedimiento para dar caude democrático a este tipo de procesos.

Las iniciativasintentan aportar en positivo en una situación en la que algunos estados, como España, ofrecen el no y el silencio frente a un problema de estas características, enminentemente político. Por eso les recuerdo que  el presidente Mas ha pronosticado que ante la prohibición de utilizar cauces de consulta ordinarios en cualquier Democracia, las aspiraciones nacionales de aquel país se expresarán en unas elecciones regionales plebiscitarias que cumplen todos los requisitos legales. Dadas las circunstancias de falta de diálogo y bloqueo que encaminan a las instituciones catalanas hacia esta opción y reconocida su significación política y valor democrático. Así a la Comisión le pregunto si considera útil “elaborar una propuesta legislativa que establezca un marco mínimo de derechos que deben reconocerse a las minorías nacionales europeas en línea con el “Manifiesto de Estrasburgo” elaborado por el intergrupo de minorías del Parlamento Europeo.

Este documento plantea entre otras cuestiones tras recoger una enmienda en ese sentido planteada por nosotros que se ponga en marcha un arbitraje europeo cuando los estados miembros se nieguen a negociar cuestiones políticas relacionadas con derechos de las minorías nacionales integradas en esos estados. Esta propuesta está vinculada a la recomendación 1881 (2007) de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Esta organización tras analizar el nacimiento de nuevos estados en Europa enfatiza el carácter democrático de los estados europeos y anima a que este tipo de situaciones “sean resueltas siempre a través de procedimientos democráticos, tales como elecciones, referéndums, reformas constitucionales e institucionales”. En la creación de nuevas entidades “estos procesos deben depender de la participación de los ciudadanos que son los que tienen derecho a decidir en útima instancia”.

También le planteo al Consejo europeo si piensa que “unas normas europeas compartidas pueden propiciar soluciones tempranas y democráticas a este tipo de tensiones” y planteo directamente a los representantes de los gobiernos estatales que se reúnen en el Consejo qué actitud y medidas adoptarían si “unos comicios de este tipo expresan un apoyo inequívoco a la independencia de Cataluña”, visto que los tratados no recojen previsión alguna al respecto.

En definitiva, mi objetivo es mostrar con algo más que palabras mi apoyo activo a una solución democrática para el problema catalán. Voy a completar  estas actuaciones participando en una delegación de eurodiputados que visitarán Barcelona el nueve de noviembre para observar el proceso de participación ciudadana que sustituirá a la anulada consulta. En esta delegación se integrarán varios diputados y ex eurodiputados. Además coincidiré en Barcelona con la delegación que va a enviar el PNV a los actos del nueve de noviembre.

Tags: , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (8)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Io dice:

    Que es usted, una de mis representantes en la UE, una activa europarlamentaria queda fuera de toda duda para mi. Y también qued fuer de toda duda para mi que su adscripción al nacionalismo vasco hace de su representación ante la UE, un ejercicio contrario a mis intereses como ciudadano de la UE, español y catalán.

    Destaca usted, en su condición de licenciada en derecho su sorpresa porque nuestro Tribunal Constitucional advierta antijuridicidad, ilicitud e ilegitimidad en actuaciones facticas de la Generalidad de Cataluña susceptibles de violar nuestro ordenamiento constitucional y que han sido recurridas por ello, en amparo, por nuestro Gobierno. Pues bien, yo, que tambien soy licenciado en derecho, encuentro. jurídicamentre irreprochable la actuacions de nuestro Tribunal Constitucional en este asunto.

    Su activo apoyo al desafio del secesionismo cuatribarrado hoy, 9N, no va a dar legitimidad democràtica a una accion política dirida a que una parte usurpe la voluntad soberana del todo social. Cataluña es España por más que un nacionalismo nada riguroso ni con la hiztoriacomun, ni con la lealtad al pacto constitucional de 1978, que firmio, proclame lo contraris.

    La actual embestida secesionista en Cataluña ya ha agríetado nuestra convivencia. Y eso es grave a mis ojos.

    La democracia, corríjame si me equivoco, es el gobierno de la mayoría con el respeto de las minorías. Pero la imposicions de la concepción política de una minoría que se ha apropiado del poder es otra cosa, no es democracia ni que lo presente enmascarado con urnas de cartón y miles de activistas al servicio de esa causa.

    Saludos.

  2. satanasico dice:

    ¡Cierto! ¡Tanta democracia y tantas zarandajas! ¡Que detengan a toda esa ralea traidora de catalanes que han ido a hacer el paripé hoy, con unas urnas de cartón… a esos “miles de activistas” antiespañoles y probablemente proetarras! Y que detengan a Izaskun, y a todos los parlamentarios y afiliados del PNV (no hablemos ya de los de Bildu, esos directamente al foso de cal viva).

    Y que vayan deteniendo también a esos gualdrapas y tuercebotas de rojos antiespañoles (creo que quedan algunos). Y a los maricones, y a las abortistas, feministas y bolleras (creo que es todo lo mismo). Ya los malos católicos. Y a los masones. Y, ya puestos, también a los judíos. De los negros y sudacas ya hablaremos, que ahora mismo no tengo muy claro si son perniciosos y deletéreos para con la esencia misma de la España eterna, inmutable e inmortal.

    Una vez detenidos, la “democracia” española será sin duda mucho más saludable y, desde luego, proclive a nuestros intereses. Que son los de España, no lo duden.

    Caballero: independizarnos de España no es únicamente una opción política, a estas alturas, y sorbe todo leyendo a abejarucos como vd., se trata de una obligación ética. ¡Qué digo ética! ¡Independizarse de esa España que vd. representa es una OBLIGACIÓN ESTÉTICA!

    Que Franco y el brazo incorrupto de santa Teresa le concedan un buen sueño.

    GORA EUZKADI ASKATUTA!!!
    VISCA CATALUNYA LLIURE!!!

  3. Txol dice:

    Lo ya te han puesto las pilas… jejejejejejejejejejejejejejejejejejejejjejejejejejejejejejeje !!!!!

  4. Xavier Martinez i Martnez dice:

    Moltes gràcies, eskerrik asko, por venir a nuestro pais, Catalunya, el pasado 9N, para dar fer de un acto democratico de la mayoria de catalanes y catalanas, dos dias despues de poder decir otras personas que viven aqui y piensan diferente, a las españolas y españoles, al resto de Europa y del mundo, que la diversidad y voluntad de un pueblo a decidir su futuro inmediato y futuro no es un acto de anti-nada sino que es un acto a favor del derecho a decidir.
    Es bueno, ir creciendo y aprendiendo a treves del camino personal de cada uno de nosotros, la pluralitat, política, cultural y de lenguas en Catalunya y Euskadi, simpre ha sido un tesoro para nostros, todo lo cantrario para España, el bipartidismo dictarorial entre PP y PSOE, la raza y el colonialismo español ha sido y sique siendo su lacra, y aunque ellos no lo entienden nostros no somos asi y ya no estamos dispuestos a hundirnos en su cienaga.
    Pese a las dificultades, a las barbaridades verbales, que tenemos que oir, a la manipulación del derecho democranico para unos y la negación para los que no pensamos como ellos, este pasado 9N ha valido la pena solo por ver la cara de felicidad de tantas persona mayores de mas de 80 años que por fin han podido dejar atras toda la represión que vivieron del franquismo, durante la guerra y durante los 40 años que desgraciadamete duro la dictadura, por esta expresión de libertat y felicidad de todos estos catalanes, ha valida toda la pena.

    Visca Catalunya, la seva llibertat, solidaritat i pluralitat.

    Xavier

  5. Megister dice:

    Estimado señor Lo,

    Con todos los respetos y como profesor titular de derecho de una universidad de cierto prestigio me animo a señalar que la señora Bilbao tiene en este caso bastante razón. En efecto, es incomprensible desde una perspectiva jurídica que el Tribunal Constitucional pudiese siquiera admitir a trámite la segunda reclamación del Gobierno español sobre el 9N sencillamente porque no había acto jurídico alguno sobre la que pronunciarse. Igualmente desde el máximo respeto le pronostico, sin miedo a equivocarme que esta resolución se utilizará en el futuro como ejemplo de mal derecho. Puedo asegurarle que no hay precendete alguno en la jurisprudencia europea de un disparate semejante. Claro que viendo lo ocurrido con la llamada “doctrina Parot”puede pasar cualquier cualquier cosa. Yo utilizo aquel caso para explicar a los alumnos qué es un delito de prevaricación. Ahora tengo otro ejemplo.

  6. Io dice:

    En respuesta a Magister.

    Fio en lo que comenta usted sobre su dedicación profesional, por lo demás, me admitirá que no comparta su visión del asunto y que no me embarqué aquí en una discusión académica sobre ello.
    No tengo ningún inconveniente en reconocer que no siempre se hace un uso del derecho que sea conforme con la justicia. Y hace usted bien en buscar para ilustración de sus alumnos los ejemplos que estime pertinentes y ellos harán muy bien en someterlos a crítica y debate en vez de asumirlos por venir ofrecidos por su profesor.
    En cuanto al fondo de mi discrepancia con la señora BilbO y con usted, sólo es cuestión de tiempo el conocer los fundamentos jurídicos en que apoye sus pronunciamientos el Tribunal ConstitucionL.

    Saludos.

    PD
    El nick no es Lo, es Io, el nombre de una de las cuatro lunas galileanas.

  7. Io dice:

    Mi eurodiputada, Izaskun Bilbao, dirigio una pregunta parlamentaria a la Comision, el 24 de septiembre, con peticiónl de respuesta escrita, a cuenta del referendo escoces que se acababa entonces de celebrar y que perdió el independentismo escocés por más de 10 puntos de diferencia.

    No conozco la respuesta de la Comisión a esa pregunta suya, ni sé sí se ha producido ya.

    Y le pido, a mi eurodiputada, que tenga la amabilidad de facilitarme la respuesta de la Comisión, o el modo de localizarla.

    Muchas gracias. Eskerrik asko.

Deja un comentario