LA DECLARACION DE ESTRASBURGO UNA HERRAMIENTA DE CONCORDIA

 

Una imagen de la reunion esta ma ana del intergrupo de minorías.

Una imagen de la reunion esta ma ana del intergrupo de minorías.

Esta mañana hemos concluido con un resultado bien interesante caso dos años de trabajo destinados a consensuar una declaración destinada a animar a las instituciones europeas a poner en marcha un mecanismo potente y coherente de priotección de las minorías nacionales que viven en Europa. Una treintena de eurodiputados que trabajan en el intergrupo de minorías nacionales del Parlamento Europeo hemos hecho público un manifiesto en el que pedimos a las instituciones europeas una legislación vinculante para proteger derechos fundamentales de cerca de 80 millones de europeos. Queremos que la Comisión Europea que se implique en la resolución de problemas territoriales entre minorías nacionales y estados miembros cuando la solución bilateral e interna es imposible. esta aportación es fruto de una enmienda que nosotros presentamos y que ha sido aceptada por unanimidad. La lista de firmantes la encabezan los copresidentes del intergrupo Csaba Tabajdi y Francois Alfonsi

 

La representación vasca en el intergrupo. Iñaki Irazabalbeitia y yo misma.

La representación vasca en el intergrupo. Iñaki Irazabalbeitia y yo misma.

 Hemos llamado a este documento “Manifiesto de Estrasburgo”. resume muchas horas de trabajo y condensa un acuerdo amplio y transversal que esperamos sirva de base, como decían ayer los copresidentes del grupo como base para una resolución ynuna pregunta prioritaria que arranque el proceso legislativo que, a nivel europeo, queremos promover. Es principalmente una apuesta por la diversidad y por la prevención y solución de conflictos antes de que produzcan tensiones y hechos mucho más difíciles de resolver en esa segunda fase de enfrentamiento que en una primera de planteamiento. Y queremos además mover el documento para que tenga respaldo de más diputados y de la propia ciudadanía. Una buena base para comenzar el trabajo del intergrupo en la próxima legislatura. 

Esta declaración va a obligar a retratarse a las autoridades europeas. A ser, en definitiva, coherentes entre lo que dicen y lo que hacen en un asunto que afecta a 80 millones de personas y que, en consecuencia es un problema de la Unión Europea que no puede abordarse solo a nivel de los estados miembros. Los más de cincuenta miembros del intergrupo han mostrado una total sintonía y sensibilidad con estas cuestiones. Si la Unión Europea se dedica a mediar en conflictos territoriales fuera de la UE es completamente absurdo que no se implique en resolver tensiones, como la que se vive en Cataluña por ejemplo, cuando no es posible resolverlas a nivel del estado afectado. Máxime cuando no hay una previsión en los tratados para metabolizar estos problemas y cuando las soluciones que se patrocinan no se las creen ni sus promotores.

 Resulta simplemente ridículo que una Unión que pretende crecer expulse a todos los catalanes y les prive de derechos individuales que les corresponde por ser hoy ciudadanos de la UE. Resulta chocante que el mismo ministro que recuerda lo que significa quedar fuera de la UE no repare en que tras una escisión también España será un país distinto al que es hoy y se verá obligado a reajustar su papel y su posición en las instituciones europeas

 Pero lo que resulta más chocante es que quienes creen en la democracia teman al diálogo y la mediación como herramienta para resolver problemas que son estrictamente políticos y que tienen soluciones políticas. Máxime cuando al menos en sus declaraciones, son mayoría los líderes europeos que apuestan por una en la Europa federal. Yo también, la primera, en la línea de José Antonio de Agirre, Schuman o De Gasperi. Pero eso obliga a reconocer que el concepto tradicional de soberanía está en permanente transformación, porque estamos construyendo otra muy distinta a la que era la suma, estado por estado, de los socios del club europeo. En ese marco, como se dice textualmente en la declaración es incomprensible que un estado pueda prohibir a los miembros de una minoría nacional ejercer su identidad y debe garantizarse que hacerlo no le reportará ningún perjuicio. Eso dicen hoy en Europa un número nada despreciable de eurodiputados. Eso es un concepto moderno de identidad nacional. Algo sobre lo que deberían  reflexionar quienes están anclados en coceptos del siglo pasado y el anterior.

 El documento ha sido dado a conocer esta mañana en la sede del Parlamento Europeo y bautizado como “Manifiesto de Estrasburgo”. Se remitirá a los presidentes de Comisión Europea y Consejo Europeo, al Consejo de Europa, el Comité de las Regiones y distintos órganos consultivos de la UE y organizaciones como el FUEN que trabajan en el ámbito de los derechos de las minorías. Queremos además promover la recogida de firmas de ciudadanos en apoyo a su contenido. En el texto se recuerda que cerca del 8% de la población europea, unos cincuenta millones de personas, pertenecen a minorías nacionales, el 10% hablan lenguas minorizadas y otro 6,5% adicional (treinta millones de personas) pertenece a minorías procedentes de la inmigración. Los firmantes lamentamos que las instituciones europeas presten escasísima atención a la protección de estos colectivos. Recoerdamos que esta desatención se produce pese a que la diversidad es un valor fundamental de la Unión ya que hay multitud de previsiones para preservarla tanto en los tratados, como en centenares de declaraciones aprobadas al respecto en todo tipo de foros. Por ello insistimos en que preservar la diversidad es a la vez un valor básico en Europa y una de las principales tareas a abordar por la Unión Europea.

 El manifiesto de Estrasburgo recuerda que la igualdad de trato es un derecho básico y no un privilegio para todos los ciudadanos y que cualquier discriminación basada en sexo, raza, color, procedencia social o étnica, características genéticas, lengua, religión opinion o pertenencia a una minoría nacional está estrictamente prohibida. Igualmente enfatiza que todo miembro de una minoría nacional tiene derecho a elegir su identidad nacional sin que deriven de esta elección ningún perjuicio y destaca que ningún estado puede poner en cuestión este derecho.

 Los firmantes de la Declaración de Estrasburgo creemos que preservar la diversidad requiere estrategias multinivel que implican a autoridades comunitarias, nacionales, regionales y locales y aboga tanto por el establecimiento de un marco europeo vinculante en la materia como por el intercambio de experiencias y buenas prácticas y la necesidad de establecer canales formales de comunicación entre los diferentes responsables y procedimientos.

 El documento recomienda que se exija a los estados que aspiran a integrarse en la unión un  estándar mínimo de respeto a las minorías que contengan y solicita un mecanismo para controlar y asegurar el respeto a las minorías tanto en los actuales estados como en los nuevos. Entre las medidas concretas  plantea la aprobación de una estrategia europea de protección de minorías, un forum de minorías nacionales y lingüísticas como órgano consultivo de las instituciones europeas y el Consejo de Europa y una legislación vinculante sobre derechos de las minorías. Además anima a la Comisión Europea a implicarse en la búsqueda de soluciones democráticas para resolver conflictos entre estados miembros y minorías cuando la solución bilateral o interna es imposible. 

Tags: , , , , , , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (10)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Io dice:

    Se ha concretado el importe de la multa a España por el asunto de las “vacaciones fiscales vascas”.
    Mala noticia, aunque pudo ser peor.
    El retraso en el cumplimiento íntegro de la sentencia del TU declarando ILEGALES aquellas ayudas decididas por los responsables vascos de sus Diputaciones forales y a paradas, sostenidas y defendidas por los políticos autonómicos vascos gobernantes en esos años, tiene este punto final.
    Mala noticia, no sólo por el importe de la multa, también porque enturbia la imagen de nuestros responsables políticos autonómicos vascos como contumaces burladores del entramado legal comunitario en ese ámbito.

    La prensa local de la CAPV maquilla la situación hablando de que se condena a sus Diputaciones forales (no es así, la condena es a España, desgraciadamente).

Deja un comentario

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web