LA ECONOMIA REAL NECESITA MAS QUE AUSTERIDAD

Hoy he estado trabajando con  la representación de un sector productivo, el de las industrias electroquímicas, en uno de esos problemas que la crisis financiera y los problemas de deuda han generado en la economía real. Llevo bastante tiempo preocupada porque, este, como tantos otros sectores, es víctima de una verdadera injusticia. Os lo explican aquí Antonio Malet y Agustín Franco, representantes de la asociación que las agrupa (ANE) .

 

 

 Tras trabajar con ellos codo a codo y hacer varias preguntas a la Comisión Europea, propiciamos un encuentro entre este sector y las autoridades comunitarias y hoy les hemos preparado una serie de entrevistas con eurodiputados del estado español para que todos los grupos sean conscientes del problema. Hemos visitado los despachos de eurodiputados del PP (Pilar del Castillo, Cristina Gutiérrez y Alejo Vidal Cuadras, del PSOE, Teresa Riera, Josefa Andrés, Andrés Perello  y de Convergencia i Unió, Salvador Sedó y Ramón Tremosa. Les llamamos a todos ellos porque están en la comisión parlamentaria de Industria o medio ambiente y en la mejor posición para trabajar sobre este asunto frente a las autoridades comunitarias y también en el interior del estado afectado, en este caso España.

 

Les hemos pedido que apoyen unas peticiones, que de no salir adelante amenazan miles de empleos y el futuro de una industria que ha sabido modernizarse y adaptarse a los retos ordinarios de la competencia con otras empresas. Para lo que nadie estaba preparado es para un asunto como el que ahora esta a punto de arruinar todo ese esfuerzo. 

 

Eso es lo que les pasa a las industrias electroquímicas, amenazadas por el problema que les supone ver incrementados sus costes por las tasas que deben abonar como “emisores indirectos” de gases de efecto invernadero. Es decir, se les cobra no por los gases que ellos emiten, sino por los que emiten las eléctricas que les suministran energía. El imput básico de este sector es, precisamente, la energía eléctrica. Pagar el sobre coste por este concepto supone anualmente una cantidad muy importante.

 

Europa se ha comprometido en la estrategia 2020 a reducir las emisiones de este tipo de contaminantes en un 20% para el año 2020. Loable objetivo. Eso conlleva un profundo cambio de los sistemas de generación de energía y las propias instalaciones de las industrias, que no afrontan terceros países que no tienen ese compromiso. Por eso la Comisión aprobó unas ayudas de estado y ha elaborado luego unas directrices para aplicarlas. Las ayudas se destinan a compensar a las empresas el prejuicio que les causa competir en esas condiciones.

 

El sistema de ayudas de estado tal y como funciona hasta la fecha genera distorsiones evidentes en la competencia. Los recortes y políticas de austeridad que las propias autoridades europeas imponen a los estados con problemas financieros implican que prácticamente hayan desaparecido las partidas para ayudas de estado de sus presupuestos públicos. Las industrias que podrían beneficiarse de este tipo de ayudas precisamente destinadas a paliar problemas reconocidos de competencia con países terceros se convierten así en un factor de distorsión de la competencia en el seno de la Unión Porque estas industrias ven como sus competidores de otros estados de la unión cobran ayudas de sus estados (sin o con menos recortes y con capacidad financiera para atender estas necesidades de sus sectores productivos) y  se benefician objetivamente de una situación que nada tiene que ver con sus decisiones, con las inversiones estratégicas que han realizado, la competitividad de su procesos de producción o la competencia de sus recursos humanos. Y así puede ocurrir que se queden sin competencia porque empresas rentables que estaban con ellas de tú a tú en el mercado tengan que cerrar. Así que detrás de lo que se ve, en este discurso sobre el déficit hay otras cosas que no se ven tan claramente y que son igualmente relevantes. En términos de novela negra igual estamos ante el “móvil” que explica determinados comportamientos a veces difíciles de justificar con la sola excusa de la austeridad.

 

Ese es pues otro de los efectos ocultos de los que nos está trayendo la crisis. Hay países como Alemania, Holanda, Francia o Bélgica, cuyas industrias van a recibir estas ayudas. En España parece que no hay presupuesto. Así que las inversiones realizadas ya por las electroquímicas para producir con más eficiencia y limpieza, para poner en marcha nuevos procesos de fabricación más austeros en consumos de energía y otras mejoras que colocaban a esta industria en una buena posición competitiva frente a otros países de la unión se han desecho como un azucarillo.  En mi opinión eso no es precisamente libre competencia. Y este sector no es el único que se enfrenta a problemas parecidos

 

Además hay otro problema estructural en esta situación. El déficit en que han incurrido algunos países del sur de Europa está también que las empresas radicadas en estos países padezcan graves problemas de acceso a la financiación. Cuando la consiguen, los precios que deben afrontar para desarrollar actividades productivas son escandalosamente más altos que los de otros estados de la misma zona euro. En consecuencia el tancredismo del que se está haciendo gala ante el desmadre de los mercados financieros y el retraso en solicitar el rescate, en el caso de España, no hacen sino prolongar esta situación. Si sumamos un asunto como el de las ayudas de estado y este de la financiación, uno y uno suman mucho más que dos (y no precisamente en el sentido de la famosa canción de Nacha Guevara)

 

Por eso estoy promoviendo además que todos estos eurodiputados me acompañen en unas preguntas que creo son oportunas en estos momentos:

 

¿Ha evaluado la Comisión en términos de competencia los problemas que suscita la problemática comentada?

 

¿Dispone la comisión de alguna estimación sobre los efectos que esta evidente merma de la libre competencia tiene en el empleo de los países afectados por los recortes?

 

¿Qué soluciones pueden aplicarse a corto y medio plazo para paliar estas disfunciones?

 

Algunos de los afectados, como habéis visto en el caso de las industrias electroquímicas lo tienen claro. Espero que los responsables de competencia, tan quisquillosos ante asuntos mucho más discutibles, lo tengan igual de claro.

 

Con un poco de paciencia podéis encontrar en este espacio las preguntas que hemos realizado a la comisión sobre este problema. A ver si entre todos conseguimos resolverlo.

.

 

Tags: , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (3)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Txollll dice:

    Hola neska, parece que aqui todo el mundo lo tenemos claro… lo mas importante son las soluciones y no se por donde llegaran, llegaran ???????????.
    Y con paciencia… se ve que te has roto la voz de tanto preguntar ¡¡¡¡¡¡¡ sobresalientazo Izaskun !!!!!!!!!!!. No habia oido la cancion de la señora Guevara tiene su aquello pero echaba en falta la banda sonora de tus videos ,a que tiene su punto ????
    Musus Izaskun

Deja un comentario