AMNESIA,MAGNESIA Y MEMORIA

 

La crisis lo ocupa todo y lo cambia todo. Se ha convertido también en un argumento a favor de la autodeterminación. Hoy, por ejemplo he escuchado por primera vez a representantes de Amaiur decir algo de lo que venimos hablando en este blog hace cerca de dos años. La economía vasca está más diversificada, internacionalizada y es en general más competitiva que la española. Nuestras cuentas públicas han sido, hasta que “cambiaron” de manos un ejemplo de solvencia y rigor. Y en consecuencia no tenemos razones objetivas para sufrir los problemas de financiación que padecemos. En resumen: nos iría mejor con otra marca. Y eso las empresas y personas que viven en Euskadi lo saben y se atreven ahora a decirlo con más soltura.

 

Quizá por eso hoy hemos tenido visita en Bruselas. Se han acercado hasta aquí el jefe del grupo de ERC en el congreso de los diputados Alfred Bosch y Rafa Larreina con quién compartí trabajo en la mesa del parlamento vasco que me tocó presidir entre los años 2005 y 2009. Venían, invitados por el grupo ALE a presentar a varios europarlamentarios una proposición de ley que quieren poner en marcha en el Congreso de los Diputados para reclamar el reconocimiento del derecho de autodeterminación. Y lo hacían sobre la base de dos argumentos. El primero que nunca se ha planteado abiertamente y que hacerlo y recibir una negativa clara puede ayudar a “resaltar las contradicciones internas” del sistema constitucional español. El segundo una coyuntura política favorable a estas ideas por razones internas (la de la crisis que acabo de comentar) y externas: la existencia de varios debates abiertos en algunos estados europeos y especialmente el proceso escocés de autodeterminación.

 

La verdad es que me han sorprendido por un lado la amnesia de que han hecho gala los dos intervinientes en el proceso de preparación de la reunión y en su primera intervención en la misma y el asombroso candor con el que se habían pertrechado para venir hasta aquí. Y debo decir, por haber sido cocinera antes que monja, que esa cualidad no es aquí la mejor consejera. Voy a tratar de explicarme.

 

Hablo de amnesia porque justo ayer pasadas las doce del mediodía nos avisaron de que iba a producirse esta reunión y que podríamos asistir si queríamos. Sabiendo, como sabían ambas formaciones, que en este asunto de la autodeterminación llevamos recorridos unos kilómetros, en ocasiones de la mano del partido al que pertenece el propio Rafa Larreina, no parece el mejor método para sumar. Pero como siempre estamos interesados en impulsar el debate sobre estos temas, hemos ido a la reunión.

 

Amnesia también porque he tenido que dedicar mi primera intervención a recordar que formalmente en sede parlamentaria en Madrid y en Euskadi al menos EAJ ha planteado ese debate en cuatro ocasiones con luz, taquígrafos y espinilleras, porque hemos ido aprendiendo que puedes recibir por todos los lados. Así les he recordado que nos expulsaron de la ponencia constitucional en 1978 por plantear que se incluyese este derecho en la Carta magna hispana. En 1990 aprobamos una resolución en el Parlamento vasco declarando solemnemente que la ciudadanía vasca tiene derecho a la autodeterminación. Insistimos en este concepto con la nueva propuesta de estatuto y hemos vuelto a plantearlo en una enmienda expresamente referida a este asunto cuando en septiembre del año pasado Zapatero y Rajoy pactaron la reforma Express de la constitución para incluir en ese rango legal, la limitación del déficit público. Así nosotros ya que se iba a reformar la constitución pedimos que se incluyese el derecho de autodeterminación de todas las naciones sin estado de la península ibérica en el paquete de la reforma.

 

Como es público, notorio, conocido y evidente, la respuesta a todas estas solicitudes ha sido NO. simple y llanamente. Y además las negativas hispanas, esperables y esperadas, han tenido sus abalorios. En el primer caso nos expulsaron de la ponencia constitucional, mientras una parte de lo que hoy es Amaiur jaleaba las desestabilizadoras actuaciones de ETA. Debe reconocerse, en cambio que Francisco Letamendía también planteó expresamente ese tema, aunque fuera de la ponencia y votó contra el texto en el congreso. Sin embargo la violencia sirvió de excusa a los golpistas del 23 F para su asonada y propició la LOAPA.. A los más jóvenes les diré que el engendro recentralizador estaba tan mal hecho que hasta el Tribunal Constitucional anuló buena parte de sus artículos, aunque después, a sentenciazos, ha ido consolidando aquella interpretación del estado autonómico. EA entonces no existía.

 

El 15 de febrero de 1990 lo ocurrido fue tan rico, revelador e interesante que sobra todo comentario. Es suficientemente significativo el diario de sesiones de aquel histórico pleno, porque retrata a todo el mundo (fijharos, para empezar en las enmiendas de totalidad). Y desde luego hace incomprensibles los escrúpulos, prestidigitaciones y demás quincallería con la que la Izquierda abertzale de hoy trata de justificar su aterrizaje en el posibilismo. Porque lo que entonces les parecía incompleto, alta traición, espectáculo de cara a la galería, etc, es mucho más que la proposición de ley con que han venido a visitarnos hoy a Bruselas, aunque en esta ocasión de la mano de sus ahora aliados de EA representados por Rafa Larreina.

 

¿Qué decir sobre el llamado Plan Ibarretxe? EA estaba entonces en el gobnierno tripartito que lo promovió y al parecer de acuerdo con su contenido. Sus actuales aliados (iba a escribir jefes) parecían místicos: “vivo sin vivir en mi y como esto no me espero, si, quiero. Pero no quiero”. Así que repartieron los votos para propiciar que la propuesta se aprobase pero le pusieron tantos peros que de aplicarse hoy a ellos mismos esta exigencia probablemente excomulgasen al pobre Rekondo por blando. Y desde luego ni estaban ni se les esperaba en el histórico pleno del congreso en el que Ibarretxe dio ciento y raya a los dos excandidatos al gobierno de España en las últimas generales. También creo que por su valor histórico es muy interesante dejar aquí pegado aquel diario de sesiones.

 

Fue fascinante comprobar aquella noche en Madrid que personas que estaban en nuestras antípodas ideológicas reconocían no estar de acuerdo con aquella propuesta pero además dejaban perfectamente claro que Ibarretxe era mucho más que el loco histérico que pintaron durante años los grandes medios de comunicación. Sencillamente porque estaba planteando unos conceptos de ciudadanía y nacionalidad bastante más avanzados que el “todos los españoles son iguales ante la ley” que está acreditando ahora el etnicismo que encierra y denunció en propio lehendakari en aquella sesión. Ya sabéis tarjetas sanitarias “para los de aquí” y esas cosas que suenan a ¿qué respeto y qué convivencia hay cuando se nos clasifica, se nos divide y se nos diferencia en función de esos sentimientos de pertenencia? (esta frase la utilizo don Patxi López Alvarez para descalificar la definición de nacionalidad que figuraba en el Plan Ibarretxe directamente extraída del informe sobre qué es ser un estado en el siglo XXI elaborada por la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa.

 

Todo aquello lo defendimos y lo dijimos nosotras y nosotros en el Congreso, aunque eso si en nombre también de al menos los diputados o diputadas de EH que apoyaron el proyecto de reforma del estatuto. Ya es sabido que no pasamos de ese trámite porque sencillamente se rechazó hasta el debate forzando con el auxilio del tribunal constitucional la literalidad del reglamento del Congreso de los diputados que si o si debe admitir a trámite una propuesta de estatuto y abrir una ponencia cuando llega respaldado por la mayoría absoluta del parlamento autonómico que lo propone.

 

Finalmente el último intento pilotado por mi paisano Josu Erkoreka recibió la misma respuesta, un “cocotero”, varios desprecios, los habituales insultos de la aguerrida y cavernícola tertuliada del “cocidito” y algunas caricias por parte del mismo Rafa Larreina que también se refirió despectivamente a la propuesta diciendo que su firmante la planteaba por puro electoralismo porque “sabe que no tiene recorrido”.

 

Casualmente hoy ha tenido que escuchar aquí primero este recordatorio que acabo de compartir con vosotros y segundo que su planteamiento, al menos en Europa es muy problemático no que tenga recorrido sino que pueda siquiera plantearse hasta que no haya nada serio construido sobre el territorio de origen, en este caso Euskadi. Y esa seriedad se refiere básicamente a una mayoría social que apueste decididamente por esta fórmula, que presente un proyecto sólido e ilusionante y que acredite capacidad para liderar la sociedad vasca y hacerla económicamente viable.

 

Los treinta años de liderazgo institucional del PNV han propiciado exactamente eso: una sociedad económica y socialmente viable. Eso es tan claro que lo reconoce todo el mundo. Lo hacen los socialistas en los panfletos electorales de Patxi López y los de Amaiur en su ponencia socioeconómica, pero…

 

Voy a proponeros una adivinanza. Un político le espetó esta perla al lehendakari Ibarretxe precisamente durante el debate parlamentario del Plan Ibarretxe. “, ante esa falta de perspectiva real, ante esa falta de autocrítica, yo quiero responsabilizarle de gran parte de lo que sucede en el País Vasco. No se puede ostentar la máxima responsabilidad institucional de nuestra Comunidad y decir que la culpa de todo la tienen siempre los demás”. Bien. En consecuencia si es responsable de lo malo, ¿a quién cabe atribuir el mérito de todo (lo bueno), de ese diferencial de renta y desarrollo que tiene Euskadi respecto a España?…pues muy fácil. Parece claro que a quién ostentó en esos años la máxima responsabilidad institucional de la Comunidad autónoma. Pues bien el autor de la frasecita fue… Patxi López, entonces en la oposición. Hoy es él quién se atribuye los logros de esos treinta años en sus panfletos electorales.

 

En definitiva que Amaiur amenaza con descubrir el Mediterraneo cuando los demás hemos hecho el viaje de ida y vuelta a la luna. Quizá deberían dedicar más tiempo a pensar en lo que de verdad puede construir esa mayoría social a la que aluden, que reclaman y de la que se sientes protagonistas cuando no líderes, aunque carezcan de la mínima trayectoria para ello. Han podido comprobarlo aquí, en Bruselas, esta misma mañana. Mientras, nosotros, a lo nuestro, proponiendo, trabajando y buscando, de verdad, construir esa mayoría social también en 2012. La mejor manera de celebrar el día de la patria vasca es comprometerse con esos objetivos.

Tags: , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. fans-a! dice:

    Eskerrik asko, Izaskun!

  2. Yumiko dice:

    Posts like this birghetn up my day. Thanks for taking the time.

Deja un comentario