MAS EUSKADI EN EUROPA APOYANDO LA IGUALDAD

Pocos días después de ser elegida Presidenta del Parlamento vasco recibí una llamada desde el Parlamento Europeo. Querían saber cómo habíamos conseguido que una cámara formada hasta entonces por un 70% de hombres y un 30% de mujeres pasase a disponer de un 53% de parlamentarias. Tuve la ocasión de explicarles que el origen del cambio era la Ley Vasca de Igualdad aprobada en 2005. Poco me imaginaba yo que siete años después iba a tener la oportunidad de participar como ponente en la sombra en la redacción de un informe de iniciativa sobre participación política femenina en el Parlamento Europeo. Así que me animé a enmendar este documento ley vasca de Igualdad en mano. Lo he hecho ya otras veces en cuestiones relacionadas con la violencia de género o la igualdad en general. Y una vez más tengo que alegrarme porque muchos de sus contenidos se hayan plasmado en este informe.

La ley vasca  obliga a los partidos políticos a elaborar las candidaturas en cremallera con mujeres y hombres en proporción equilibrada en los puestos en que hay oportunidad de salir elegido. Además proyecta esta aplicación de la igualdad hacia el ejecutivo. Este informe aconseja que se haga lo mismo aquí con la Comisión europea, los órganos consultivos que se relacionan con ella, su servicio exterior y los equipos que negocian en zonas en conflicto. También hemos conseguido que se reconozca a las regiones como agentes de igualdad, porque hombres y mujeres, desde el nivel regional al europeo, tenemos mucho que aportar y mucho que ganar si somos cómplices en este empeño. Y, pese a lo crudo que fue el debate de ayer muchas de estas cuestiones han quedado recogidas definitivamente en este informe. 

Tengo que aclarar que estamos al comienzo de un camino que va a ser largo y seguramente complicado, a la vista de las posiciones que se vieron ayer en el pleno. Un informe de iniciativa como el que hemos aprobado hoy, es una lista de recomendaciones que hacemos a la Comisión y a los estados miembros. La primera deberá traer una propuesta de reglamento o directiva sobre este tema y debe tener en cuenta estas recomendaciones. Por su parte los estados deben tomar nota de lo aprobado porque, sin duda, las tendencias en Europa irán en el futuro por aquí. Así que queda mucho por hacer, pero los principios que hemos fijado animan a la esperanza.  

Si tengo que poner algún pero, me da pena que no se haya incorporado al texto otra propuesta que había hecho sobre las monarquías europeas. Este tema de la igualdad es una cuestión de valores. Y requiere mucho trabajo de concienciación social. La vida y milagros de las monarquías es un asunto muy popular. A mi me parece un anacronismo que padres e hijos se sucedan en esta magistratura. Pero más aún que los hombres tengan en muchas constituciones preferencia sobre las mujeres a la hora de hacer valer sus derechos dinásticos.  Eso ocurre en España, por ejemplo. Aún no se porqué no se ha incluido en el informe mi propuesta para acabar con esta primacía masculina.

Lo que está claro es que ya no se puede pretextar que se está interfiriendo en un asunto interno de un estado. Las instituciones europeas se han movilizado, por ejemplo para animar a los países a que incorporen una disposición constitucional para garantizar la estabilidad financiera. Hubiese estado muy bien hacer lo mismo con un tema como este, sobre igualdad entre hombr4es y mujeres, que también es de principio Y hubiese sido genial además porque afecta a un tema muy visible y seguido por todo tipo de medios de comunicación, desde los sensacionalistas a los generalistas, pasando por la prensa del corazón. Una oportunidad perdida para generar un buen debate y apoyar la causa de la igualdad.  

La desigualdad entre hombres y mujeres no es democrática y es ineficiente e injusta. Impide que el 50% del conocimiento y potencial de la humanidad participe en igualdad de condiciones que el otro 50% en la economía, la sociedad y la política. Además perturba el mundo de las emociones y los afectos. La violencia de género es para las mujeres la más dramática consecuencia. Muchos hombres, a cambio, cargan con unos estereotipos que les limitan y amenazan.  Esa es la realidad que hay que cambiar. Por eso animé ayer a la comisaria Reading a que en la propuesta que remira en los próximos meses al parlamento se atreva a hincarle de verdad el diente a este asunto y se lo ponga difícil a los estados más reticentes en esta materia.

Tags: , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (4)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Bittor dice:

    Kaixo,Izaskun: Una vez más tu voz se ha oído nítida y certera en Europa.Sabemos que el tema de la igualdad está todavía sin madurar en una sociedad organizada por hombres,para hombres y desde su perspectiva dominante.Reconocemos también que algunos medios son delicados y justos en el tratamiento de la igualdad.Otros,tendrán que ir concienciándose para hacer visible y real que,como dices,”hombres y mujeres somos diferentes,pero no tenemos por qué seguir siendo desiguales”.La estructura política también debe organizarse según este criterio.
    Eskerrik asko zure lanagaitik eta jarrai berdintasun osoa lortu arte.

  2. Txol dice:

    Izaskuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuunn :) :) :) :) :) :):)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))) ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡PULGARES HACIA ARRIBA !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario