HOY YA ES MAÑANA.

No hacen falta muchas palabras para describir lo que siento: alegría, satisfacción y nostalgia. No podemos vivir de lo que no fue, aunque nos parezca sugestivo. Y es mejor no hacerlo, porque 40 años de violencia deben de servir al menos para vacunarnos. Para que nadie cometa otra vez los terribles errores que nos han llevado a tener que asistir a cerca de mil asesinatos y a una degradación de los valores con los que ha vivido una parte de nuestra sociedad.

Por eso miro al pasado para compadecer a las víctimas, para expresarles mi más profunda solidaridad y para desear que, esta vez vaya la buena, sea la definitiva. Para que no tengamos que lamentar ni una muerte más. Pero sobre todo miro al futuro porque nos falta mucho por hacer.

A mi, en lo inmediato me queda seguir profundizando en el trabajo que llevamos a cabo en Bruselas para conseguir un compromiso europeo con nuestro proceso de paz. Vamos a necesitar ayuda especializada porque los problemas de convivencia y las secuelas en términos de alteraciones sociales y políticas que nos ha dejado la violencia son complejos y se enredan en una madeja que necesita a veces una visión ajena para desenredarse. A eso me voy a dedicar en cuerpo y alma porque nuestra sociedad se lo merece. Y porque en ese trabajo nos vamos a encontrar con muchos de los peores fantasmas de nuestro pasado. Hay algunas cuentas pendientes con la historia que hay que saldar. Hay algunas formas de funcionar y comportamientos desarrollados desde algunas instituciones que también va a haber que depurar. Y personas injustamente afectadas por ellos que merecen tratamiento de víctimas de este conflicto en unos casos y una pública rehabilitación en otros. Hacerlo colocará en su lugar también a los autores de estas actuaciones.

Nos merecemos un futuro mejor que, sin violencia, se abre ante nosotros con fascinantes expectativas. Esta semana, y os contaré esa historia otro día, estaba en Euskadi esperando la noticia que finalmente se ha producido y visitando centros y personas que se dedican a la innovación, a la transformación de lo que somos en lo que tenemos que ser. He tomado el pulso a esta sociedad que se desangró por la violencia y que vive sacudida por la crisis. Y me he encontrado una sociedad viva, con pulso, con una energía positiva descomunal, con unas capacidades que se retribuyen, se añoran y se buscan en todos los modelos de desarrollo de futuro que estoy viendo que se plantean en Europa. Somos un país 2020, lleno de conocimiento, que siempre ha tenido claro, y ahora más, que desarrollo económico sin desarrollo social es un mal negocio y que tiene unos valores de fondo muy positivos. Me he emocionado en la Universidad de Mondragón con su fábrica de emprendedores, en el Basque Culinary Center, en Innobasque o en el Centro de Inteligencia para la Automoción o el Eutokia de Bilbao. Ahora estoy segura de que van a ser muy otras las señas de identidad de nuestro país. Nos va a colocar en el mundo nuestro saber hacer. Somos gente seria y competente y esa es la mejor tarjeta de presentación que uno puede esgrimir hoy, la que de verdad te coloca en el mundo.

Por eso hoy es el día también para decir “todos juntos, si, pero de verdad”. Si queremos país tenemos que empezar construyéndolo con la justicia que se debe a las víctimas. Pero además con el esfuerzo que ha traído hasta aquí nuestro tejido económico. Porque no hay sociedad posible sin viabilidad económica. Y cabe recordar aquí a quienes han sido la causa principal de nuestra tribulación, los miembros de ETA y quienes han apoyado hasta ahora sus acciones, que se incorporan tarde a esta tarea. Casi cincuenta años. Esa es la historia de su fracaso y la del éxito de quienes decidimos que intentarlo merecía la pena. Hoy gracias a aquella decisión somos mucho más país, a pesar, con la oposición y las tendencias destructivas de quiénes se presentaban y pretenden pasar ahora como constructores de Euskadi.

Hoy llegan a esta orilla con las manos casi vacías. Su primer logro ha sido convencerse de que estaban equivocados y corregir el rumbo. Les esperamos aquí, en este lado, con los brazos abiertos si de verdad están dispuestos a dejar de usar el fuego porque eso, objetivamente, ha perjudicado y lastrado el desarrollo del país. Esperamos su energía y su aportación. Queremos verles remando con nosotros en la trainera de una Euskadi libre, prospera y en paz. Pero no hay tripulación que se coordine si entre sus miembros hay odio. Y en la trainera, si queremos que de verdad gane la regata tiene que estar toda nuestra diversidad, la que nos hace, como somos, reconocibles en el mundo. Esas van a ser las claves de una paz duradera.

Tags: , , ,

Category: Blog

Comentarios (5)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. gasteiztarra dice:

    Zorionak Izaskun, por la parte que te toca, que no es poca, en esta consecución de la PAZ. Tú has luchado por ello de forma incondicional y en especial, trabajado por el reconocimiento a las víctimas con todas tus fuerzas y todo tu cariño.

    Ayer fue un día emocionante y esperanzador, pero no cabe duda que también fue el comienzo de una etapa en la que todos y cada uno de nosotros estamos llamados y, desde nuestra condición de ciudadanos en primer lugar y desde la posición y realidad cotidiana de cada cual, tenemos tarea que hacer para que esta PAZ sea verdadera y duradera.

    La reconciliación, la concordia y el entendimiento entre todos deberían marcar esta nueva, ilusionante y esperanzadora etapa de paz y libertad, germen para una Euskadi próspera.

  2. Txol dice:

    Izaskun por fin !!!!!!!! una buena y esperada noticia,aunque sera algo complicado, pero ¡¡¡¡ ahora es el momento!!!. Eso espero que “TODOS´´ tenga ganas de remar,que no quede nadie a la deriva. Fundamental que la trainera este en buenas condiciones: el mejor material, buen diseño y acabados,muy navegable y marinera que no sea muy pesada y pueda avanzar… muy importante EL PATRON que sepa dirigir(aunque alguno todavia no sabe donde esta el Norte). La tripulacion imprescindible todos a un mismo ritmo y buena forma fisica. No olvidar los accidentes ,traineras que se hunden y remeros que no llegan a la meta. Sin viento y con buena mar y con mucho mucho sol se rema mejor.
    Musus Izaskun

  3. Txol dice:

    Izaskunnnnnnnnnnn ratitoooooooooooooooooooooooooo ?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????? :))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))) jajajajajajajajajaja !!!!!!!!!!

  4. Bittor dice:

    Kaixo, Izaskun:Tu relato de hoy es la expresión de gozo por la “buena noticia”.Pero, además, nos haces saber lo mucho que falta por hacer: ayuda a las víctimas, reconducir la convivencia..Porque ” nos merecemos un futuro mejor”. Centros estratégicos: Univ. de Mondragón,Basque Cullinary Center,Centro de Inteligencia,.nos reafirman en la idea esperanzadora de que Euskadi cuenta con un capital humano “serio y competente”. Invitas a remar a quienes por tanto tiempo se autoexcluyeron… Eskerrik asko, Izaskun, zure lanagaitik. Aurrera beti.

  5. manuel dice:

    Es una buena noticia y nos toca felicitarnos. El tiempo de la violencia ha terminado. Ahora es el momento de las fuertes tensiones políticas y que esto no se vuelva a repetir..

    Saludos.

Deja un comentario