EL LARGO CAMINO DEL PLAN DE LA ANCHOA

Tengo claro que, una vez el sector de bajura a vuelto al mar a pescar anchoa, no podemos volver a la situación anterior. Hemos trabajado muy duro, codo a codo, con pescadores, transformadores, investigadores y personal auxiliar del sector, rederas y neskatillas, para poner en marcha un plan de gestión a largo plazo que garantice la estabilidad, rentabilidad y sostenibilidad de la pesquería. El sector ha dado ejemplo en estos meses de un ejercicio responsable de la pesca que ha sido reconocido y valorado aquí por las autoridades comunitarias. Ya saben que los barcos del cantábrico los tripulan profesionales de primera categoría.

Hemos recorrido además un largo camino hasta llegar hasta donde estamos. Ya recordareis que, de hecho, trajimos a Bruselas a la comisión de pesca, a representantes de las cofradías de todo el Cantábrico y de los institutos oceanográficos para garantizar que se les escuchaba directamente. Conseguimos un acuerdo y se aprobó en la Comisión de pesca.

Tras la aprobación en el parlamento de este plan, entró en vigor el Tratado de Lisboa, que  incorporaba las cuestiones de pesca al régimen de codecisión. Por lo tanto el documento aprobado por el Parlamento, que antes del tratado hubiese tenido solo valor como opinión, pasó a ser la base del debate entre la propia cámara, el Consejo Europeo de Pesca, que agrupa a los ministros de pesca de los estados miembros y la Comisión europea. El plan definitivo debe ser fruto del acuerdo entre estas tres instituciones. El texto definitivo debe ser además refrendado por el pleno del Parlamento Europeo.

Por eso desde que se aprobó el plan comenzaron las especulaciones sobre cómo afectaba el Tratado a sus contenidos. Hubo un debate muy profundo sobre las nuevas competencias que correspondían a cada institución. Tras aclararse estos temas, empezó el debate sobre el procedimiento. Yo, mientras, hablaba discretamente con representantes del Consejo y de la  Comisión, porque tenía claro que el plan tenía que estar aprobado antes de verano. Ya recordareis que es vital para todos que las cuotas se asignen en función del estado de los stocks para iniciar los contactos y cerrar la negociación. Entonces comenzó a hablarse de que la Comisión podía optar por presentar una nueva propuesta. Eso nos hubiese llevado a comenzar desde cero la negociación, a convertir en papel mojado todo lo que habíamos avanzado hasta la aprobación del proyecto de informe el pasado mes de diciembre.

Por eso ante los rumores que se desataban solicité una entrevista con la comisaria Damanaki que tuvo lugar el pasado día 11 en la sede de la Comisión en Bruselas. la verdad es que salí desencantada, porque no pude aclarar nada.  Mis objetivos eran saber si, efectivamente iba a haber nueva propuesta y si los problemas estaban en cuestiones legales y de procedimiento o teníamos que volver a discutir los tres temas que fueron más polémicos durante la tramitación, el cebo vivo, la tasa de explotación y la reducción de las cuotas de pesca. No me contestaron ni a lo uno ni a lo otro, por lo que opté por dirigirme al Consejo a ver si podía encontrar entre los estados miembros algún obstáculo a la aprobación del informe tal y como había quedado y desbloquear la situación.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando esta misma semana informaciones periodísticas publicadas en diversos medios y atribuidas a “fuentes de la comisión” afirmaban que se iba a presentar una nueva propuesta y que no había fecha para ello, lo que permitía pronosticar que no habría nada que hacer hasta comienzos del a o que viene. La verdad es que no entendía nada. La semana anterior hablando directamente con la comisaria no hay datos y esta semana leo en la prensa la respuesta a algunas de las preguntas que había formulado en la reunión.

Por eso ayer aproveché la reunión que celebró la comisión de pesca del parlamento a partir de las siete de la tarde para aclarar la situación. Allí estaba prevista la comparecencia de la comisaria de pesca María Damanaki. Tras mis preguntas aseguró que delante de todos los comisionados que no presentará una nueva propuesta. Por lo tanto entiendo despejado el camino y esta misma ma ana me he puesto manos a la obra para abrir la negociación final con Consejo y Comisión. La base para la negociación final será el documento que aprobó el Parlamento Europeo en los últimos días de diciembre.

Mi objetivo, como os decía, es que el sector de bajura del cantábrico disponga cuanto antes del plan de gestión para la pesquería de la anchoa.

Tags: , , , ,

Category: Blog

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. manuel dice:

    Jo!. Trabajas de sol al sol. Ahora yo me preguntó ¿ por qué se enterán los políticos de cosas por la prensa en vez de por los cauces ordinarios?. ¿ No funciona la comunicación entre ellos?.

    Saludos.

  2. txola dice:

    Holaaaaaaa, que lio eh ????
    Me imagino tu descontento, con la Señora Damanaki aunque no entiendo su postura ahora no, ahora si. Mira mira como te mueves por aqui, por alla como dices tu preguntando discretamente y objetivo cumplido… no presentará nueva propuesta.
    Y para amenizar la fiesta publicaciones a todo detalle, anda que a todos estos tambien les zumba el mango, lo dicho O.C
    Musus Izaskun

Deja un comentario