INSPECCIONES PARA LAS CONSERVAS DE PESCADO IMPORTADAS

Ayer tuvimos una audiencia muy interesante en el Parlamento Europeo sobre la reforma de la política pesquera común. En este caso reflexionábamos sobre cómo debe enfocarse el tema de la comercialización de la pesca y sus transformados. Europa es hoy ya por delante de Japón el primer consumidor mundial de pescado. Esta demanda se proyecta sobre un sector que tiene que practicar una pesca sostenible en sus propios caladeros y buscar recursos en mares de terceros países para tratar de cubrir las necesidades del continente. Aún así hay que recurrir a la importación para satisfacer la demanda. Las compras en el exterior incluyen producto fresco o congelado para atender el consumo directo y las necesidades de la industria transformadora y también productos transformados. Para hacer sostenible el sector, garantizar unos adecuados niveles de renta a los pescadores y satisfacer el mercado hay que conciliar el respeto al medio y una explotación ordenada de los caladeros, con una inteligente política de apoyo a la industria y control de una competencia exterior que no puede basar su posición en el mercado en trabajar con unas normas ecológicas, sociales y sanitarias más relajadas que las que afectan a nuestras flotas.

 

La verdad es que el debate estuvo muy interesante. Participaron representantes de las industrias conservas, del sector extractivo y empresarios de acuicultura. Por mi parte hice hincapié en que la calidad es la base de la competitividad de los productos pesqueros europeos. Además recogí nuevos datos sobre lo que pudiera ser un deficiente funcionamiento de las inspecciones que las autoridades europeas hacen de los transformados de países terceros que se venden en Europa. Para Euskadi es muy importante, por ejemplo, la competencia que sufren nuestras conserveras de firmas instaladas en el sureste asiático. Así lo comentaron los empresarios conserveros vascos a la comisión en la visita que hicimos a Euskadi en febrero. Estas firmas inundan el mercado con latas, especialmente de bonito, producidas en unas condiciones higiénico-sanitarias que distan mucho de los parámetros que exigimos aquí a las empresas europeas. Eso por no hablar de las condiciones laborales que padecen las y los empleados de estas firmas o las “reglas” de explotación de los caladeros en los que estas empresas obtienen sus materias primas. El resultado son unos precios muy bajos que no tienen su base en la eficiencia de la producción sino en estas circunstancias que no hacen un  favor ni a las y los consumidores, ni al equilibrio ecológico.

 

Por eso he presentado ayer mismo una pregunta a la comisión para que nos aclare como funcionan estos sistemas de inspección, quienes son los responsables de efectuarlas y cuales son sus resultados. Un informe que acaban de entregar a la comisión, al que se refirió ayer el presidente de ANFACO, Juan Manuel Vieites estima que nada menos que el 65% de las conservas procedentes de estos mercados incumplen alguna norma europea en materia higiénico-sanitaria, o de etiquetado. Ya he comunicado al sector el contenido de la pregunta. A la vista de la respuesta y las opiniones que voy a seguir recogiendo probablemente prepare una declaración de apoyo a este sector tan importante para la economía de las zonas costeras.   

 

Llevo algunos días escribiendo menos porque está siendo una de esas semanas en las que el trabajo en la sombra me come casi todas las horas del día. En el Parlamento Europeo hay una figura, el o la “shadow” que explica muy gráficamente como son estos días. Aquí la comisión manda sus propuestas y los parlamentarios las trabajamos. Cada grupo encarga temas determinados a sus parlamentarios. Unas veces, como pasa con el informe del plan de gestión para la pesquería de la anchoa te toca coordinar el trabajo de todos los demás parlamentarios y hacer el informe. Otras eres el responsable de tu grupo en un informe que lleva otro parlamentario. En esos casos eres “ponente en la sombra” (shadow).

 

Esta semana hemos tenido que trabajar intensamente en alguno de estos informes. El más importante para Euskadi es el que se refiere a los corredores ferroviarios europeos en el que voy a apostar por que se incluya el ramal de la “Y” vasca que une Gasteiz con Bilbao. El ponente de este trabajo es un parlamentario rumano apellidado Marinescu. Este es un asunto de gran interés para el futuro. Integrar la lista de estos corredores tiene muchas ventajas de todo tipo que abarcan desde la estandarización de las condiciones e seguridad de las vías y los trenes que circulan por ellas hasta la posibilidad de disponer de fondos europeos para apoyar trabajos en estas líneas. Nos jugamos pues estar en el mapa y hay que apostar por conseguirlo.

 

Otro de los temas que me ha tocado en suerte y en el que también he trabajado esta semana es el de los derechos de los pasajeros que utilizan el transporte fluvial. Podría parecer un asunto alejado de nuestra realidad, pero este es un asunto que afecta desde a los usuarios de os gasolinos de la ría hasta a los de los cruceros más lúdicos que acaban de ponerse en marcha para ver Bilbao de otro modo. Uno de los temas estrella en este informe es el tratamiento que se otorga en estas cartas de derechos a las y los pasajeros con alguna discapacidad.

 

Esta semana también hemos empezado a trabajar en la iniciativa ciudadana europea. Este es un tema muy importante porque conecta con la apertura, la transparencia y la participación, por lo que la semana que viene os contaré con más detalle lo que vamos a hacer con la propuesta de la comisión, que aprobaron a finales del pasado mes de marzo.   

 

Finalmente también esta semana nos hemos ocupado del denominado “informe Estrela” sobre las bajas por maternidad y derechos de las mujeres embarazadas, que quedó aparcado la pasada legislatura. En este caso no tengo la responsabilidad de ser “shadow”, pero el prestigio que tiene Euskadi en el trabajo en favor de la igualdad ha llevado a mi grupo a pedirme que prepare algunas enmiendas para el texto definitivo. Ese también es otro asunto que os comentaré otro día con más detalle.

 

En fin, ya veis. Una semana frenética que va a acabar, para mi, con un acto muy importante: el homenaje que el domingo vamos a tributar en San Juan de Luz al primer lehendakari de Euskadi, José Antonio Agirre. El otro día tuve oportunidad de comentaros aquí la importancia de sus aportaciones en la construcción europea.  Ya os contaré.

Tags: , , , , , , , , , ,

Category: Blog

Comentarios (4)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. manuel dice:

    Tú trabajando y algunos continuamos buscando trabajo pero estoy contento. Ya veo que no paras.

    Saludos.

  2. Cesar dice:

    Este me parece un tema la mar de ddáctico para que se sepa para que sirven Europa y sus instituiones y lo importante que es que funcionen bien. No entiendo a la prensa. Esta me parece una noticia de primer orden. Resulta que el 65% de las latas de conserva de paises terceros pueden contener mercancía en estado “dudoso” y no contamos nada…Están demasiado ocupados mirándose el ombligo. ¿O será que como lo ha “destapado” una del PNV pues eso no puede salir en la ETB?

  3. elordi dice:

    Está bien abordar este asunto de las inspecciones para las conservas de pescado importadas.Es el trabajo que te toca y no dudo de que le habrás dedicado mucho esfuerzo.Yo me digo que trabajar en cosas así,tiene que ser aburridísimo.¿No has pensado en meterte a diputada a las cortes?Éso sí que es pegarse la vida padre.

  4. Autor dice:

    No no es aburrido. Es interesante, porque creo que responde a lo que espera la gente que hagas. este es un problema muy importante para todas las conserveras de la costa. dependen muchos empleos de ello. No hago sino lo que me toca. Creo por otra parte que haces una lectura injusta del trabajo de las y los parlamentarios. Conozco a muy pocos que se peguen la vida padre o la gran vida. Aquí te toca estar todo el día al tanto de un montón de temas y procurar que se te escapen los menos posibles. Se trabaja mucho y se necesita bastante vocación. El día que quieras te explico yo, o cualquiera de los parlamentarios y parlamentarias de las cortes generales o del parlamento vasco cómo es una de nuestras jornadas de trabajo y juzgas por tí mismo. Yo por ejemplo tengo una media de tres reuniones al día sobre distintos temas que estoy elaborando en comisiones o grupos de trabajo del propio parlamento. Además me informo, trato de estudiarme los temas y mantengo contactos con los sectores afectados tanto presenciales como por vía telemática. Tengo que seleccionar bien en qué me voy a centrar para ser eficiente y que el trabajo que puedo hacer aquí sea lo más útil posible. Recorro (un concepto algo diferente al de viajar) una media de 3000 kilómetros semanales (eso cuando no hay como esta semana un viaje a Bonn que añade otros mil a la cuenta) y no hay fin de semana en que no tenga alguna reunión, etc. Pero no me quejo. Acepté este trabajo y lo hago encantada.

Deja un comentario