TRES MUJERES

Otro fin de semana negro. Tres mujeres (no he encontrado en la prensa más que el nombre de pila de una de ellas, Juana) han sido asesinadas en Barcelona, Castellón y Almería por sus parejas. Y esto ocurría mientras se desarrollaba el V encuentro de mujeres de España y África por un mundo mejor en Valencia. La víspera la prensa nos recordaba que llevamos un año “relativamente bueno” en lo que se refiere a crímenes por violencia de género ¡¡¡¡Solo 11!!!! en los tres meses transcurridos desde que se inició 2010. ¡Sólo!

Que poco vale la vida de las mujeres !!!! Leyendo estas valoraciones es inevitable comparar estas cifras con el efecto que un número similar de muertes hubiese provocado si los autores de las mismas fuesen miembros de cualquier organización terrorista. Estas muertes no han abierto telediarios, no han generado manifestaciones multitudinarias, ni airadas y contundentes reacciones políticas e institucionales. Tampoco han dado lugar a pactos entre todos los partidos para recordar que comparten los mismos valores y que se oponen a esta violencia criminal y sin sentido. Estas tres muertes apenas han provocado editoriales.

¿Hemos reparado que estos asesinatos son igual de rechazables y denunciables ? Que dejan secuelas de dolor en sus hijas e hijos, estos grandes olvidados que en la mayoría de los casos los sufren con el mismo silencio que sus madres ? Que produce una victimización sobre la que deberíamos reflexionar?. Porque la violencia de género además elimina de cada hogar a la cuidadora, a la guardiana de los afectos, a la protectora de las y los hijos que no la podrán nunca sustituir. ¿Habrá ayudas para las víctimas de estos delitos como las que merecen y reciben otras pero de cuyas hijas e hijos nadie se acuerda?

Son sencillamente personas, mujeres. Asesinan 100 al año. La desigualdad y la perversión de valores está detrás de estos crímenes se encuentran desde en el mantenimiento de estereotipos, el uso que hacemos del lenguaje, pasando por las convicciones todavía de demasiada gente que sigue pensando más en términos de posesión que de respeto. Está en el subconsciente que anima los anuncios de prostitución, “elegantes guapísimas y viciosas” o “haz conmigo lo que quieras” que aparecen hoy también en la prensa pocas páginas después de la que se dedica a relatar hechos espantosos: “Un hombre que sale por de casa armado, persigue a una mujer y la mata en mitad de la calle…”

Por todo esto creo que tenemos pendiente de emprender una rebelión cívica también en este tema. Una misión en la que todas y todos tenemos un papel que jugar. El mejor homenaje que podemos hacer a las tres mujeres asesinadas este fin de semana es insistir en esta idea.

Tags: , ,

Category: Blog

Comentarios (4)

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. txol dice:

    Que razón tienes, es tanta la angustia del gobierno que deben de estar muchos con angina de pecho, ainssssssss…que penita les dan las pobres señoras !!!!!!.
    Si esto hubiera tenido otro color ya se veria el movimiento, pero ya ves como está la cosa no debe interesar mucho a veces pienso que hacen el paripe de cara a la galeria.
    Musus beti gazte ¡¡¡¡¡¡¡

  2. manuel dice:

    Yo también pienso igual. Es muy bonito decir cara al público ” Yo respeto a las mujeres, la trató como una reina y colaboro en casa” Pero, cuando no les ve nadie, dicen ” Leña a la mujer que es débil”.

    Saludos

  3. manuel dice:

    No sé si alguien secundará mi idea pero, digo yo, ¿ por qué no hacer que las víctimas de malos tratos vayan a las aulas a contar su experiencia?. Sería muy buena para los jovenes ¿ no creeís?.

    Saludos.

  4. Autor dice:

    Pues a mi me parece una muy buena idea Manuel. Perdona que te haya cntestado tan tarde, pero estoy fuera descansando unos días que ya tocaba. Tienes mi apoyo.

Deja un comentario