UNA CUESTION DE DERECHOS FUNDAMENTALES

Esta tarde noche, más bien muy tarde, muy de noche, hemos puesto en marcha una iniciativa promovida por los cerca de setenta eurodiputados que formamos parte del Intergrupo de Minorías que funciona en el Parlamento Europeo. Mediante intervenciones desarrolladas por algunos de sus miembros hemos defendido ante el pleno que ha comenzado esta tarde en Estrasburgo el lema “Unidos en la diversidad” y su aplicación a todas las lenguas que se hablan en la Unión.

La ocasión lo merece, porque hoy seguimos lamentando que en la Unión no se respete la prohibición de discriminar a nadie por razones de lengua o pertenencia a una minoría nacional como establece el artículo 21 de la Carta de Derechos Fundamentales. El recordatorio ha querido subrayar el trabajo pendiente en el 25 aniversario de la promulgación de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales redactada para proteger los derechos de los hablantes de estos idiomas que siguen vulnerándose  en algunos estados miembros ante la pasividad de las autoridades comunitarias.

Los responsables del intergrupo emprendieron una negociación con la presidencia de la Cámara para propiciar que estas intervenciones, en una efeméride como la señalada, pudiesen desarrollarse en diversas lenguas minorizadas que no son oficiales en el Parlamento Europeo. Ante el fracaso del intento opté, en esta ocasión, por citar cuatro proverbios en euskera, para incorporar de algún modo la lengua vasca a mi intervención. El pasado mes de diciembre conseguí el mismo resultado incluyendo un poema de Lauaxeta en otra intervención referida al Protocolo sobre lenguas monorizadas que fue uno de los frutos de la capitalidad cultural europea que organizó en 2016 Donostia San Sebastián.

Otros diputados han optado como mi colega Francesc Gambús en hablar en catalán y no ser interpretados a las otras lenguas. La desagradable tarea de poner cara y ojos a la decisión de la presidencia de la Cámara le ha tocado al vicepresidente Pavel Teliska que me consta tiene una gran sensibilidad frente a este tema, al igual que el propio presidente Tajani que, durante su campaña entre los grupos. De hecho las primeras noticias respecto al resultado de la negociación era positivas. Algún día se sabrá que frustró esta iniciativa.

Yo, en todo caso, he seguido mi estrategia y he decidido subrayar el 25 aniversario de la promulgación la Carta Europea de las Lenguas Minorizadas o Regionales empezando con una pregunta: bat esan eta bestea egin, nola asmatu horrelakoekin? (Como acertar con quienes dicen una cosa y hacen otra)?  La cuestión es pertinente porque el artículo 21 de la Carta Europea de Derechos Fundamentales, que forma parte de los tratados y es de obligado cumplimiento para los estados miembros, “prohíbe toda discriminación e incluye expresamente entre muchas otras la ejercida por razón de lengua, o pertenencia a una minoría nacional”.

Quienes no sufren esta discriminación piensan que ejercerla es un pecado venial pero solo porque es habitual considerar que pekatu arina norberak egina (los pecados que comete cada uno son los leves). Mientras, al menos cincuenta millones de europeos sentimos que se están vulnerando nuestros derechos fundamentales. Porque en la Unión, nuestras lenguas maternas están proscritas.

Esana, erratz, egina garratz, garbi da. (Es más fácil hablar que hacer). En la Unión Europea hay más naciones que estados y más lenguas que las oficiales de los estados miembros. Sin embargolos hablantes de estas últimas no estamos protegidos por los tratados. La experiencia diaria lo demuestra. Un espacio de democracia y libertades nunca será tal si Handia, beti legez; txikia, behin ere ez. (El grande siempre tiene razón, el pequeño, jamás)”.

 

 

Compartir

    Tags: , , , , , ,

    Category: Blog

    Deja un comentario

    Plugin creado por AcIDc00L: bundles
    Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web